Osakidetza cierra más de mil camas de hospital en verano para «adecuarse» a la demanda

Osakidetza cierra más de mil camas de hospital en verano para «adecuarse» a la demanda
Fernando Gómez

El sindicato SATSE afirma que constituye un «grave deterioro» del servicio, y la consejería de Salud argumenta que «nadie dejará de ser ingresado»

Fermín Apezteguia
FERMÍN APEZTEGUIA

Más de 14.000 camas se cerrarán en los hospitales españoles, de las cuales más de mil corresponden a la red hospitalaria de Osakidetza, según denunció ayer el sindicato de enfermería SATSE durante la presentación de un informe de situación durante el verano. El Servicio Vasco de Salud explicó que el sistema sanitario de Euskadi, en línea con lo que hacen los del conjunto de España durante el periodo estival, «adecua sus recursos» a la demanda, «garantizando en todo momento una atención de calidad».

La central considera que el «recorte» en el número de camas y profesionales en la época de vacaciones constituye un «notable deterioro» en la atención prestada. Asimismo, SATSE criticó que, «un año más», las distintas administraciones sanitarias aprovechen el verano para «ahorrar dinero a costa de los servicios» a los ciudadanos.

«No es admisible», dijeron. El cierre de camas conlleva, a su entender, un aumento de las listas de espera médicas y quirúrgicas, la paralización de pruebas diagnósticas, la concesión de altas «de manera precipitada y el amontonamiento de los pacientes en las Urgencias».

La medida responde, según Osakidetza, a razones de tipo epidemiológico y organizativo. El buen tiempo reduce las crisis de los pacientes y, en consecuencia, el número de estancias, circunstancia a la que se suma las vacaciones de pacientes, familiares y profesionales sanitarios. Salud aprovecha este tiempo para realizar labores de mantenimiento, pero «nadie que en Euskadi necesite una cama le va a faltar», aseguraron. Entre el 80% y el 85% de ellas seguirán operativas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos