Osakidetza amplía la vacunación antigripal hasta el 31 de diciembre

Un hombre recibe la vacuna contra la gripe./Rafa Gutiérrez
Un hombre recibe la vacuna contra la gripe. / Rafa Gutiérrez

Once personas han tenido ya que ser hospitalizadas, pese a no haber epidemia

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

Hasta el 31 de diciembre es posible vacunarse contra la gripe. El Departamento de Salud y Osakidetza han decidido ampliar la campaña, cuya finalización estaba prevista para la próxima semana. El objetivo de la medida es «ofrecer la posibilidad de protegerse al mayor número de personas, esto es, mayores de 65 años, enfermos crónicos y mujeres embarazadas». Los responsables sanitarios recuerdan a todos estos colectivos que la vacuna es, «por seguridad y eficacia, la herramienta más eficaz para combatir la gripe y evitar las complicaciones que puede causar en las personas más vulnerables».

Desde el inicio de la campaña, el pasado 24 de octubre y hasta la fecha se han vacunado 299.912 personas de las 400.000 previstas, un número similar al del año anterior. De éstas, cerca del 80% han sido administradas a los jubilados, lo que supone un índice de cobertura del 46,6% en este grupo.

El virus A

Sobre la actividad gripal, Osakidetza informa que apenas ha experimentado cambios respecto a la semana pasada. Se mantiene en una tasa de 21,1 episodios por 100.000 habitantes, es decir, por debajo del umbral epidémico, que este año se sitúa en 55,7 casos. Pese a que los virus aún no se han extendido, hasta la fecha once personas han tenido ya que ser hospitalizadas por gripe, dos más que la semana pasada y, de ellas, nueve cumplían criterios de gravedad y ocho no se habían vacunado pese a pertenecer a grupos de riesgo.

El último informe de la Red de Vigilancia Epidemiológica-Médicos Vigía del Departamento de Salud, encargado de analizar la evolución de la enfermedad más común, revela que el virus dominante esta temporada es el A en sus variantes H1N1 (el de la pandemia de 2009) y el H3N2. Ambas cepas están recogidas en la vacuna de este año.

Osakidetza aconseja a los ciudadanos hacer un uso responsable de los recursos sanitarios en caso de notar los síntomas propios de la gripe. «Es importante valorar, en función de la sintomatología, cuál es el servicio sanitario más adecuado para atender y resolver su problema: el médico de familia, los puntos de atención continuada o PAC y, en última instancia en caso de complicaciones graves, las urgencias hospitalarias. De ese modo -recalca- se evitarán esperas innecesarias para recibir la atención y, al mismo tiempo, se estará contribuyendo a no saturar el sistema sanitario».

Recuerda, asimismo, que la gripe es una enfermedad molesta, pero benigna en la población sana, y que no tiene tratamiento específico. «El reposo, la ingesta de abundantes líquidos y antitérmicos para atajar la fiebre son las principales recomendaciones. En el caso de que la fiebre persista, se debe consultar con el médico». Los responsables sanitarios insisten en que, al tratarse de una enfermedad vírica, los antibióticos no son eficaces, por lo que solo si el médico los prescribe para determinados casos, deben tomarse.

Las medidas higiénicas para no expandir los virus no deben olvidarse. Al toser o estornudar, hay que taparse la boca y la nariz o el brazo; además es conveniente lavarse frecuentemente las manos y utilizar pañuelos desechables.

 

Fotos

Vídeos