114 opositores de Osakidetza recurren la decisión de repetir dos exámenes bajo sospecha

Vista general de los miles de aspirantes a una plaza en el Servicio Vasco de Salud durante una de las pruebas celebradas en el BEC de Barakaldo. /Pedro Urresti
Vista general de los miles de aspirantes a una plaza en el Servicio Vasco de Salud durante una de las pruebas celebradas en el BEC de Barakaldo. / Pedro Urresti

Opinan que convocar las pruebas antes de que la Fiscalía se pronuncie sobre la existencia o no de fraude acarreará «un daño irreparable»

MARÍA JOSÉ CARRERO

La decisión de Osakidetza de repetir los ejercicios de dos especialidades médicas por la sospecha de que se filtraron los exámenes ha sido recurrida por 114 opositores. De ellos, 109 rechazan una nueva convocatoria para Anestesia-Reanimación y los otros cinco para Angiología-Cirugía Vascular. Aunque la repetición también afecta a la prueba práctica de Cardiología, ningún aspirante a una plaza de esta categoría ha apelado la resolución publica en el Boletín Oficial del País Vasco el pasado 31 de julio.

NOTICIA RELACIONADA

Estos 114 recursos se suman a los dos correspondientes a los sindicatos LAB y ESK, que están en contra de la repetición mientras la Fiscalía no concluya su investigación sobre la existencia o no de fraude en el proceso. Algunos de los opositores que han recurrido de forma individual comparten el planteamiento de estas centrales. De hecho, el objetivo de su demanda es reforzar la posición sindical. Otros, sin embargo, se muestran contrarios porque consideran que tener que realizar un nuevo examen supone «un daño irreparable» a quien ha aprobado el primero, aunque no haya sacado plaza, porque este resultado le asegura estar dentro de la bolsa de contratación temporal. En concreto, más de 50 de los aspirantes aprobados en Anestesia rechazan volver a presentarse en diciembre, que es la fecha anunciada por el Departamento vasco de Salud para la segunda convocatoria.

De momento, todos los recursos son de alzada, es decir, de carácter administrativo contra la resolución de la directora de Osakidetza, María Jesús Múgica. Los responsables del Servicio Vasco de Salud eludieron ayer anticipar qué respuesta darán a la demanda, pero en medios sanitarios se da por hecho que la contestación será negativa. La consejería de Salud, cuyo titular es Jon Darpón, quiere avanzar en la resolución de una Oferta Pública de Empleo (OPE) que abarca 3.335 plazas y 76.449 aspirantes.

¿Es posible seguir adelante? Si los sindicatos y los opositores apelan a la vía judicial y reclaman la suspensión cautelar de la repetición de exámenes, la OPE 2018 puede paralizarse en las categorías que están bajo sospecha. A día de hoy, Osakidetza solo ha admitido «irregularidades» en estas tres especialidades, pero ha investigado otras cuatro: Traumatología, Aparato Digestivo, Medicina Intensiva y Urología. De momento, no ha aclarado si la sospecha de fraude tiene base.

Explicación en el Parlamento

Jon Darpón y María Jesús Múgica se reservan a una comparecencia ya solicitada en el Parlamento vasco para ofrecer esta información, así como el resultado de los estudios psicométricos encargados a la Universidad de Oviedo. El Sindicato Médico de Euskadi cree que la filtración -la atribuye a los jefes de servicio que participan en los tribunales- afecta a 16 especialidades y ELA, LAB y ESK hablan de hasta 19 en la denuncia presentada en la Fiscalía. Las centrales justifican estos números con informes elaborados por sus propias organizaciones que relacionan las notas de los opositores con el número de plazas por cada especialidad.

Por ejemplo, en Cardiología se ofertan 22 plazas y 22 aspirantes sacan la máxima puntuación en la segunda prueba, la práctica. El resto se queda muy lejos. Anestesia y Reanimación, con 46 plazas, es la categoría que más polémica ha suscitado porque el 47% de los 203 opositores obtiene un cero en el ejercicio práctico. Por el contrario, 45 logran altas puntuaciones cuando solo 20 tienen unos resultados equivalentes en la primera prueba. Además, ESK y el grupo parlamentario de Podemos adelantaron ante un notario la identidad de los cuatro opositores que iban a obtener la mejor nota para conseguir plaza en el hospital de Álava. Los nombres los facilitaron tres facultativos que habían trabajado en este centro.

En Angiología y Cirugía Vascular, solo 5 de los 31 aspirantes tienen entre 61 y 90 puntos en el primer examen. Cuatro trabajan en Basurto. El resto no pasa, mientras que en el segundo todos sacan notas medias o altas. Este resultado llamó la atención de un miembro del tribunal, que expresó sus sospechas respecto a la limpieza de estas oposiciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos