Las infecciones de VIH se disparan un 25% en Euskadi en el último año

Las infecciones de VIH se disparan un 25% en Euskadi en el último año

La mayoría de los contagios se produjeron por mantener relaciones sexuales de riesgo sin utilizar preservativo

TERRY BASTERRABILBAO

El virus de inmunodeficiencia humana recupera terreno en Euskadi. En el último año el número de infecciones detectadas se ha disparado un 25%. Los 169 casos detectados durante 2018 son la cifra más alta de los últimos siete años. Hay que remontarse al periodo que va desde 2007 a 2011 para encontrar valores superiores. El motivo de este repunte está claro. «Se banaliza el riesgo y no se toman las medidas para tener sexo seguro», como resalta el doctor Antonio Arraiza, coordinador corporativo de programas en el ámbito de la salud en Osakidetza. El avance de los tratamientos antirretrovirales ha permitido que el sida se convierta en una enfermedad crónica. «La calidad de vida de las personas infectadas y su estado de salud ha cambiado a mejor en los últimos años. Y su esperanza de vida no dista mucho de la del resto de la sociedad», destaca Nekane Murga, consejera de Salud. Pero estos adelantos también han hecho que la población baje las defensas y utilice cada vez menos el que es el principal método de protección: el preservativo; porque en nueve de cada diez casos la vía de contagio es a través de una relación sexual.

El Gobierno vasco ha dado a conocer esta mañana la memoria anual del Plan Vasco del Sida e Infecciones de Transmisión Sexual. Los últimos datos corresponden a 2018, un año, el pasado, en el que Osakidetza trató a un total de 5.852 pacientes con VIH, con una inversión de más de 22,5 millones de euros. Gran parte de estos fondos se destinaron a costear los medicamentos antirretrovirales que se suministra a estos pacientes.

Otro aspecto relevante que han dado a conocer hoy es que el 51,5% de los casos de VIH diagnosticados fueron tardíos; esto quiere decir que el contagio se había producido hace ya bastantes meses e incluso años, que es el tiempo que necesita el sida para comenzar a mostrar sus síntomas. El problema de esta detección tiempo después de adquirir el virus es que durante todos esos meses o años el portador ha podido infectar a las personas con las que haya mantenido relaciones sexuales sin protección.