Ventajas de contar con un seguro de salud si eres mujer

Ventajas de contar con un seguro de salud si eres mujer
Si eres mujer y te estás planteando contratar un seguro de salud este artículo te interesa

Hombres y mujeres somos iguales en muchas cosas, pero en lo tocante a la salud nuestras necesidades resultan a menudo muy diferentes. De ahí que si eres mujer y estás planeando contratar un seguro de salud hay algunos aspectos que debes tener muy en cuenta para elegir el seguro médico que mejor se adapte a tus necesidades y expectativas. En este artículo te hacemos algunas recomendaciones al respecto.

A la hora de contratar un seguro de salud lo primero será no dejarse atrapar por los cantos de sirena de aparentes chollos y grandes ofertas. Debes tener muy en cuenta que las coberturas y prestaciones a que te da acceso el seguro escogido van a estar muy directamente relacionadas con el tipo de póliza contratada y que te encuentras no ante una cuestión puntual sino ante un servicio de largo plazo que afecta a algo tan esencial como tú salud a lo largo de las diferentes etapas de tu vida. Contar con la tranquilidad y comodidad que aporta un seguro de salud confiable y solvente puede parecernos a priori incurrir en un desembolso económico más elevado que opciones más baratas. Sin embargo, es preciso tener en cuenta que sus ventajas van a compensarnos porque nos dará acceso a un mayor número de profesionales entre los que elegir libremente, centros referentes, tecnología médica avanzada, rapidez, calidad y seguridad acreditadas y, a menudo, mejores coberturas.

Es preciso, además, valorar que estamos apostando por un servicio que nos ahorra mucho tiempo, un bien cada vez más escaso en nuestra vida, y que ofrece profesionalidad y experiencia. Incluso que si tuvieras que pagar como cliente particular los servicios encuadrados en la póliza de un seguro de salud te saldría mucho más caro.

Elige a tu especialista en Ginecología y visítalo siempre que lo necesites

La salud de la mujer tiene, por otro lado, sus propias exigencias, muchas de ellas relacionadas con la vida sexual y reproductiva (embarazo, parto, menopausia…) y con la prevención de determinados tipos de cáncer (mama, útero…). Se trata de temas en los que resulta fundamental poder contar con profesionales referentes, tanto para revisiones preventivas rutinarias como para aquellas situaciones leves (infecciones ginecológicas, molestias en las relaciones sexuales…) o incluso más graves en las que urge un fácil acceso a la consulta del especialista. Una de las ventajas más apreciadas de contratar un seguro privado de salud es, precisamente, en lo referido a las mujeres, la posibilidad de elegir a su ginecólogo y visitarle siempre que se requiera.

Es además recomendable hacerse al menos una revisión ginecológica anual, que en función de la edad incluya diferentes pruebas (citología, mamografía, ecografía…) para estar aún más protegida.

Todos los seguros de salud de IMQ, la aseguradora líder en el País Vasco, incluyen, por ejemplo, esta posibilidad, con la ventaja de ofrecer también el cuadro médico más amplio de Euskadi.

Cuidado completo en el embarazo y el parto

Si hay, por otro lado, un momento de la vida en el que la mujer aprecia especialmente contar con un seguro de salud privado, ese es sin duda el del embarazo, parto y postparto. Teniendo en cuenta los periodos de carencia que suelen aplicarse en estos casos, contratar cuanto antes el seguro puede resultar también muy ventajoso en términos económicos con pólizas asequibles como la IMQ Azul, que integra entre sus prestaciones servicios especializados para las mujeres como:

• preparación al parto

• pruebas para la detección de malformaciones en el embarazo: amniocentesis o biopsia corial y diagnóstico genético prenatal en sangre materna sujeto a franquicia

• asistencia en parto atendido por especialista en Obstetricia y matrona, incluyendo anestesia epidural

• la comodidad de contar con habituación individual durante el ingreso con cama de acompañante

• rehabilitación del suelo pélvico postparto bajo franquicia

Asimismo, IMQ pone a disposición de sus aseguradas la Unidad Materno-Infantil de la clínica IMQ Zorrotzaurre que ofrece un servicio de atención integral y referente tanto a la madre como al bebé. La clínica cuenta con una Unidad de Cuidados Intermedios de Neonatología, un bloque obstétrico y una planta de hospitalización materno-infantil específica. Además, en el Centro de Rehabilitación IMQ Ajuriaguerra se imparten clases de preparación al parto, sesiones de rehabilitación del suelo pélvico post-parto, consultas de asesoramiento de matronas en el centro y a domicilio o talleres para el cuidado del bebé, entre otros servicios.

Tras dar a luz cuentas con un margen de 30 días para incluir al bebé como asegurado en tu póliza y que disfrute de la asistencia sanitaria de IMQ con rápido acceso a pruebas médicas y urgencias infantiles, así como un amplio cuadro de especialistas en Pediatría.

Si hablamos de servicios de planificación familiar, es importante también valorar si la póliza aporta estudio y diagnóstico de la infertilidad y esterilidad. IMQ Azul incluye también esta prestación, mientras que IMQ Oro ofrece, además, algunos servicios de reproducción asistida con franquicia. Con IMQ tienes, además, la opción de contar con el asesoramiento de una Unidad de Consejo Genético.

Al elegir tu seguro de salud también debes valorar qué opciones existen cuando deseas evitar un embarazo. Si estás interesada en la implantación del DIU, tanto IMQ Azul como Oro incluyen este servicio, y a diferencia de otras aseguradoras cubren también el coste del dispositivo convencional u hormonal según la poliza contratada. Ambas pólizas incluyen, además, la cirugía de ligadura de trompas, para el momento en que se precise un sistema definitivo para evitar embarazos.

Reconstrucción de mama y prótesis

Los seguros médicos en general cubren la cirugía plástica cuando es de carácter reparador y no estético. IMQ contempla también la reconstrucción mamaria postmastectomía bajo franquicia, así como la prótesis de mama post-mastectomía, tanto en la póliza Azul como en la Oro.

En definitiva, contratar un seguro médico privado es una inversión a largo plazo en tranquilidad y seguridad a la hora de cuidar algo tan preciado como tu salud. Es importante que la póliza que contrates te aporte las coberturas que vas a necesitar en las diferentes etapas de tu vida, que en el caso de la mujer deben incluir muy especialmente los cuidados ginecológicos. Infórmate con calma y elige aquel seguro que mejor se adapte a tus necesidades. En IMQ estamos también para asesorarte de forma gratuita en todo aquello que necesites a través de imq@imq.es o el teléfono 900 818150.