Los vascos cada vez más preocupados por sus salud bucodental

Los vascos cada vez más preocupados por sus salud bucodental

Encías que sangran, caries sin empastar y dientes que se mueven son algunos de los principales problemas de salud bucal de la población vasca

¿Les preocupa a los vascos la salud bucodental? ¿Tanto como para mantener una correcta higiene y un control periódico adecuado por parte de profesionales dentistas? Según la realidad constatada en las clínicas, parece que sí y cada vez más, aunque todavía queda un trabajo importante por hacer.

Tal y como señala Javier Palacios, odontólogo y responsable asistencial de las clínicas dentales IMQ, «entre los problemas de salud bucodental más frecuentes en nuestras clínicas, podemos señalar a las encías que sangran, las caries sin empastar y los dientes que se mueven. Éstos son algunos de los principales problemas de la salud bucal de la población vasca».

El experto puntualiza que, además de los problemas citados anteriormente, les acompañan otros, «como sensibilidad dental y la dificultad al abrir o cerrar la boca». Asimismo, también es un motivo frecuente de consulta «la preocupación estética de la dentadura, algo que, normalmente, también se traduce, tras la intervención del dentista, en una mejor oclusión y función de la dentadura».

Más de la mitad de la población acude cada año al dentista

Las progresivas campañas de sensibilización acerca de la importancia de la salud bucodental, no sólo para esta parte del cuerpo, sino para la salud del organismo en general, están dando sus frutos. «Y no sólo eso: la mayor concienciación entre las familias, en los colegios y el propio PADI (Plan de Asistencia Dental Infantil de Euskadi), está calando en la población vasca, especialmente, entre los más jóvenes».

A este respecto, el responsable asistencial de las clínicas dentales IMQ destaca que «más de la mitad de los ciudadanos y ciudadanas de Euskadi ya visitan regularmente, al menos una vez al año a su dentista, para su cuidado odontológico».

Esta mayor concienciación y motivación de la población para un mayor cuidado bucodental se ha traducido «en unas mayores tasas de cepillado. Sin embargo, no hemos de bajar la guardia, puesto que todavía nuestra población no ha interiorizado los hábitos de higiene en el grado que a nosotros nos gustaría que mantuvieran».

Entre estos hábitos, el experto ha recomendado «un correcto cepillado de los dientes después de cada comida, empleando pasta de dientes con flúor y usando hilo o seda dental». Asimismo, «fumar o abusar del café no es bueno para dientes y encías; especialmente, el hábito tabáquico es muy perjudicial. Además, se ha de restringir el consumo de azúcares, ya que atacan el esmalte dental, con especial cuidado a las bebidas refrescantes, que tienen un alto porcentaje de azúcares simples y su consumo está muy extendido. Y no hay que descuidar el acudir regularmente al dentista, tanto para hacer las revisiones pertinentes, como para efectuar limpiezas, un hábito de higiene que es absolutamente necesario».

En niños

Respecto a la población infantil, en Euskadi, el PADI (Plan de Asistencia Dental Infantil) proporciona una cobertura de tratamientos en las piezas definitivas a niños de 7 a 15 años (salvo la ortodoncia). «El PADI se atiende en algunos ambulatorios, aunque casi toda la actividad se presta en clínicas privadas concertadas con la Administración», apunta el odontólogo de IMQ.

La presencia de profesionales formados en Odontopediatría favorece la atención bucodental a niños y niñas a partir de los dos años de edad

El experto destaca que los padres cada vez están «más concienciados» y llevan a sus hijos con frecuencia y desde bien pequeños al dentista: «En nuestros centros disponemos de profesionales formados en Odontopediatría que atienden a niños pequeños desde los 2 años de edad. Gracias a sus conocimientos específicos, pueden proporcionar una atención altamente individualizada a las especiales características de la dentadura infantil».

Y mayores…

El responsable de las clínicas dentales de IMQ apunta también que «otra franja de edad en la que se vuelve a descuidar la dentadura es a partir de los 60 años» y anima a los ciudadanos de edad avanzada «a retomar los buenos hábitos y seguir con el cuidado de la boca que muchas veces tan bien han llevado a lo largo de su vida».

Javier Palacios concluye destacando la aportación a este esfuerzo que hace Grupo IMQ, a través de las clínicas dentales de que dispone en las tres provincias vascas: Clínica Dental Doña Casilda, en Bilbao; Clínica Dental Areeta, en Getxo (Bizkaia); Clínica Dental Avenida, en Vitoria-Gasteiz; y la Clínica Dental Zurriola de San Sebastián.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos