Cómo reconocer los síntomas de un problema cardiaco al hacer deporte

Cómo reconocer los síntomas de un problema cardiaco al hacer deporte

Al hacer deporte debemos atender a las señales que emite el organismo. Existe una serie de síntomas que, de manifestarse, identifican al deportista en riesgo de tener un problema cardiaco. Nos lo cuenta Zigor Madaria, cardiólogo de IMQ.

La práctica de deporte es cada vez más habitual en personas de cualquier edad y nadie duda de sus beneficios para la salud. Sin embargo, es importante mantener una conducta deportiva saludable, que sea progresiva y se amolde de forma natural en nuestro estilo de vida, independientemente de la edad. En este sentido, es fundamental aprender a reconocer las señales que emite el organismo durante la práctica deportiva. Existe una serie de síntomas que, de manifestarse, son los que identifican al deportista en riesgo de tener un problema cardiaco.

El cardiólogo de IMQZigor Madaria señala como síntomas fundamentales que deben despertar la voz de alarma los siguientes:

1
Dolor de pecho, sobre todo cuando se está haciendo algún esfuerzo o cuando el dolor aparece sin causa conocida.
2
Pérdida del conocimiento o el mareo con sensación inminente de pérdida de conocimiento.
3
Fatiga, bien sea ésta una fatiga general o respiratoria.
4
Palpitaciones o sensación de un latido o ritmo cardiaco anormal.

¿Cómo actuar si aparecen estos síntomas?

Es necesario atender inmediatamente estas señales y no seguir haciendo deporte hasta después de haber consultado con un médico, bien un médico de familia o un médico general formado en Medicina Deportiva.

Son muchas las personas de mediana edad deciden iniciarse en la práctica deportiva y a las que a menudo les cuesta discriminar entre los síntomas patológicos y los efectos de un ejercicio intenso en personas desentrenadas. Por ello, lo ideal en estos casos es comenzar a hacer ejercicio de marea progresiva y, siempre, por debajo del umbral de lo incómodo, sobre todo, cuando es desconocido. Hay que ser paciente antes de empezar a hacer ejercicio de alta intensidad.

Importancia de una hidratación suficiente

A menudo oímos que al hacer deporte se debe beber sin sed. Sin embargo, algunos estudios han comprobado que beber agua repetidamente sin tener sed durante la práctica deportiva puede provocar, en algunos casos, hiponatremia, es decir, una bajada del nivel de sodio en la sangre, con importantes complicaciones. En este sentido, el doctor Madaria recalca la importancia de una hidratación suficiente, correcta y adecuada a la actividad física que se practica.

Otro punto a tener en cuenta es la necesidad de no exprimir el rendimiento físico en condiciones de fuerte calor o humedad. Muchas de las atenciones sanitarias que se realizan en carreras de resistencia que muchos conocemos se deben a que la gente hace un esfuerzo demasiado grande para su organismo con mucho calor o mucha humedad. En días así no se debería ir a mejorar marcas. Además, se debería redoblar la atención sobre posibles síntomas cardiacos, señalados anteriormente, y parar si se nota alguno de ellos.

Finalmente, es importante recordar que la estrategia preventiva con más potencial para salvar vidas en casos de riesgo de muerte súbita son los distintos dispositivos existentes de desfibrilación, siendo importante tener un acceso fácil y rápido a los mismos, especialmente en eventos deportivos.