¿Necesito un seguro de salud si soy autónomo?

¿Necesito un seguro de salud si soy autónomo?

Nuestro trabajo es nuestra fuente de ingresos más importante y, por tanto, una de las actividades que más debemos preservar. Para llevar a cabo las diferentes responsabilidades inherentes a nuestro día a día necesitamos, sin embargo, contar con un buen estado de salud. Se trata no solo de prevenir la enfermedad sino de mantener un nivel de bienestar, físico y mental, que nos permita afrontar de manera adecuada las obligaciones que cotidianamente asumimos.

En el caso de trabajadores y trabajadoras por cuenta propia esta circunstancia se magnifica ya que cuando se ponen enfermos, o sufren una incapacidad laboral no solo su actividad sino que también sus ingresos se resienten. De ahí que los seguros de salud para autónomos aporten un complemento muchas veces necesario.

Algunas de las ventajas de contar con un seguro de salud privado para autónomos son:

•La rapidez para acceder a citas médicas, pruebas diagnósticas y tratamientos.

•La flexibilidad en la elección del centro médico y del cuadro de profesionales.

•Las amplias coberturas tanto a nivel local, como estatal y para los viajes de trabajo fuera del país.

•Los servicios de atención de urgencias sin esperas.

El tiempo juega en contra de los autónomos

Para un autónomo el tiempo es oro y las horas que puede perder por estar enfermo, tener que acudir a un centro médico establecido, las esperas en urgencias… representan un riesgo para su salud y para su negocio. Las y los autónomos no tienen horarios de trabajo fijos, por lo que un desplazamiento o permanecer demasiadas horas en la sala de espera de un médico complica su jornada y su vida.

La rapidez en la atención médica se convierte, así, en un factor crítico a la hora de decidirse por la contratación de un buen seguro de salud por cuanto aporta múltiples ventajas:

El tiempo de espera se reduce.

Se puede elegir el centro médico que más convenga ya sea cerca del domicilio, del trabajo o donde en cada momento se necesite.

Los diagnósticos de pruebas como radiografías, análisis, resonancias, etc., se obtienen de forma rápida y eficiente.

• Un buen seguro médico ofrece, además, soluciones digitales gracias a las cuales se accede a una atención ágil y personalizada, sin desplazamientos innecesarios, a través de diferentes herramientas como la video consulta o apps que incorporen la historia clínica, un médico asesor online o servicios de eHealth como la de IMQ.

• Por otra parte, los seguros de salud para autónomos ponen a disposición del cliente un amplio cuadro de profesionales entre los que elegir, ya no solo para consultas médicas comunes, sino para las de especialistas lo que permite comenzar el tratamiento cuanto antes.

Indemnizaciones: protección ante una incapacidad laboral

Si se es autónomo, y desafortunadamente, no se puede ya trabajar por estar enfermo algunos seguros de salud ofrecen, además, un complemento de accidentes que permite estar tranquilos y seguros. En IMQ contamos para estos casos con un seguro de accidentes específico que cubre la invalidez o, en el peor de los casos, el fallecimiento con una indemnización de hasta 750.000 euros. De esta forma, no solo se protege a la persona y a su fuente de ingresos, su trabajo, sino también a sus seres queridos.

¿Cómo elijo el seguro de salud para autónomos que más me conviene?

Una vez que se ha decido contratar un seguro de salud privado para autónomos hay que buscar aquel que realmente nos ayude en el día a día, aquel que ofrezca una asistencia sanitaria de calidad, con amplios horarios de consulta, especialidades, urgencias ambulatorias 24h, pruebas diagnósticas, garantía y seriedad… En IMQ tenemos todo ello y además, de centros médicos propios, ponemos a disposición de nuestros clientes otros 1.100 centros a nivel estatal, incluidos los más prestigiosos, así como más de 2.400 médicos en Euskadi y 43.000 médicos en toda España.

El seguro para autónomos de IMQ aporta, por otra parte, diferentes niveles de cobertura para elegir entre ellas la que más se adapta a cada necesidad de salud. Puede ser contratado por cualquier autónomo/a hasta los 65 años y no hay límite de edad para la permanencia. Además, se adapta perfectamente a cada cliente, ya que la cuota es anual pero los pagos se pueden fraccionar en semestrales, trimestrales o mensuales.

.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos