Cómo ser mujer, con salud, sin morir en el intento

Cómo ser mujer, con salud, sin morir en el intento
Las mujeres han protagonizado la pasada semana numerosas noticias en los medios de comunicación con motivo de la celebración del 8 M. Conciliación, igualdad salarial, violencia de género, techos de cristal… han centrado el foco y la conversación. Sin embargo, hay otras cuestiones que deberían tener también hoy enfoque de género, una de las más importantes la salud.

Ser mujer y no desfallecer en el intento no resulta siempre fácil en los actuales tiempos de prisas, incertidumbres y necesidad de adaptación permanente en lo laboral cuando, además, es preciso compatibilizarlo con las otras muchas funciones familiares y sociales que se atribuyen. Atender jornadas laborales exigentes y el deseo de ser tomadas en consideración gracias a la cantidad y calidad del trabajo desempeñado, junto con el cuidado del hogar y de la familia acostumbran a dejar poco tiempo a las mujeres para preocuparse por su salud y atenderla como sería conveniente. Es habitual, de hecho, que antepongan la de su familia a la propia postergando la visita al médico para controles preventivos o síntomas menores.

Aunque las estadísticas demuestren que viven de media más que los hombres, esto no se traduce necesariamente en una mejor calidad de vida.

El ritmo contemporáneo y la sobrecarga acumulada en una sociedad que aún necesita reequilibrar sus roles de género se ha convertido de este modo en una trampa que en ocasiones tiene consecuencias directas para la población femenina. Algo que se demuestra por el hecho de que entre las enfermedades más frecuentemente consultadas por las vascas se encuentren las derivadas de la ansiedad, el insomnio, el cansancio y la debilidad.

Suele ser, por otra parte, habitual que ante cualquier duda relacionada con la salud las mujeres acudan al 'doctor Google' en mayor medida que los hombres, información que no siempre resulta fiable ni rigurosa. La red está llena de bulos y de informaciones no contrastadas pero a día de hoy constituye una de nuestras principales fuentes de información. De ahí la importancia de contar con espacios que ofrezcan información de salud fidedigna y avalada por profesionales médicos.

Por encima de todos ello existen, además, necesidades de salud específicas de las mujeres relacionadas con su propia fisiología que requieren un lenguaje y un tratamiento acorde. Aliviar el dolor menstrual, recuperar el suelo pélvico tras el embarazo, conocer y controlar los síntomas de la menopausia… son solo algunas de las muchas cuestiones que exigen cuidados y atención especializada.

Canal Mujer, espacio digital de información de salud femenina

La respuesta de IMQ a esta realidad ha sido la creación de Canal Mujer, un espacio digital enfocado específicamente a la protección y cuidado de la salud femenina cuya información cuenta con el aval de los profesionales de su cuadro médico, el más amplio de entre las aseguradoras médicas del País Vasco.

Se trata de la primera plataforma de estas características con que cuenta una compañía aseguradora en España poniendo a disposición de las mujeres, sean o no clientas de IMQ, un amplio abanico de temas y servicios pensados específicamente para ellas: análisis de las patologías más frecuentes, controles preventivos y pruebas diagnósticas convenientes en cada edad, consejos de nutrición, belleza y estética y un largo etcétera.

El nuevo Canal Mujer de IMQ ofrece la posibilidad de acceder a información multimedia y navegación en 3D a través del cuerpo femenino en línea con algunas tendencias de vanguardia en el ámbito de la e-salud. Asimismo, pretende ser una herramienta viva, cuyos contenidos se irán ampliando y enriqueciendo continuamente y que en muy breve plazo contará con su propia app para facilitar su visibilidad móvil. El canal está a disposición de todas las personas interesadas en https://canalmujer.imq.es/

A cada edad, sus cuidados

Las necesidades y preocupaciones de una adolescente son, al mismo tiempo, diferentes de las de una mujer de mediana edad o las de quien ha superado los 65 años. A la primera es probable que le interesen los métodos anticonceptivos, mientras que la segunda piensa tal vez en los pros y contras de un embarazo tardío y la tercera en cómo fortalecer sus huesos. De ahí que Canal Mujer cuente con un espacio interactivo en el que, indicando la edad y clicando sobre una zona del cuerpo se ofrece información sobre los seguimientos y controles recomendados, las patologías más frecuentes y las pruebas de diagnóstico más habituales.

Se trata, por otra parte, de una herramienta interactiva de uso muy sencillo que empodera a las usuarias al darles acceso a información de valor a la hora de planear el cuidado responsable de su salud. En el caso de quienes sean clientas de IMQ con la comodidad añadida de poder acceder desde la propia plataforma a todos los servicios digitales que IMQ pone a su disposición, como la videoconsulta, el asesor médico o la cita online, entre otros.

El Canal Mujer se suma a los otros dos espacios de salud de que dispone IMQ: Canal Salud y Canal Gaztea. Entra y descúbrelos.