¿Cuándo debes plantearte contratar un seguro de viaje?

¿Cuándo debes plantearte contratar un seguro de viaje?
Puede ahorrarnos muchas preocupaciones y es fundamental siempre que se viaje al extranjero

Los preparativos de un viaje forman parte, sin duda, de la experiencia. No solo anticipas el disfrute de todo aquello que vas a visitar, sino que tienes la ocasión de prever cualquier situación que pudiera causar un inconveniente y planificar su solución. En ese sentido, contratar un seguro de viaje puede ahorrarte muchas preocupaciones.

Puede parecer que este tipo de asistencia en viaje es solo para aventureros o desplazamientos a lugares remotos, pero en realidad, si te estás preguntando cuándo debes plantearte contratar un seguro de viaje, la respuesta es muy sencilla: siempre que te desplaces al extranjero.

¿Qué cubre un seguro de asistencia en viaje?

Son muchas las posibilidades, por lo que para contestar esta pregunta deberás leer las condiciones de las distintas ofertas y modalidades, pero a grandes rasgos las coberturas más importantes y habituales son las siguientes:

Cobertura de asistencia sanitaria

Esta es la más habitual y demandada ya que, en determinados destinos la asistencia sanitaria puede ser o bien deficiente o bien muy cara, por lo que una compañía que te respalde en tu hospitalización y cualquier otro gasto derivado de un problema de salud puede ser de mucha utilidad.

Y no se trata tan solo de cubrir grandes problemas de salud, ya que algunas de las molestias más frecuentes para el viajero, como la gastroenteritis, pueden suponer un gasto importante si requieren de atención médica. No se debe perder de vista que en algunos países un simple día de hospitalización puede superar con creces los 1.000 € de gasto. En ese sentido, es muy importante que tengas en cuenta hasta qué cantidad cubre el seguro de viaje que vas a contratar.

La lista de coberturas incluidas en este grupo puede ser muy larga, puesto que pueden incluirse traslados, intérpretes, envío de medicamentos al extranjero, desplazamiento de un familiar para cuidarte, etc.

Además, si tu viaje incluye experiencias con deportes extremos o de aventuras debes comprobar si este tipo de actividades están incluidas o no en la cobertura.

Coberturas de cancelación y similares

Incluimos en este grupo la cobertura ante la pérdida de equipaje, de responsabilidad frente a terceros, pérdida de enlaces en vuelos, objetos robados, pérdida de documentos, información legal, responsabilidad penal, servicio de intérprete y un largo etc. de situaciones fortuitas o accidentales que pueden darse a la hora de viajar.

Cobertura de repatriación

Ante un problema de salud grave sobrevenido en un viaje al extranjero es bastante probable que, en el momento en que tu salud lo permita, regreses a casa. O incluso que necesites volver a tu país para someterte a un tratamiento que no pueden proporcionarte en tu destino.

En esas ocasiones comprar un billete con tan poca antelación puede salirte muy caro. E incluso puede ser que tengas que viajar con unos determinados condicionantes (por ejemplo, recostado) que incrementen considerablemente el precio. En estas ocasiones las coberturas de repatriación son claves para evitarte males mayores.

Qué tener en cuenta a la hora de escoger un seguro de viaje

Ahora que conoces mejor las situaciones en las que puede serte útil y las coberturas más importantes, debes plantearte los condicionantes que determinarán que te decantes por un seguro u otro:

• El precio: ten en cuenta que, salvo que vayas a estar fuera durante un periodo largo de tiempo, es bastante probable que tu seguro de viaje se calcule según los días que dure tu desplazamiento. Valora también las franquicias que podrían imponerte.

• La cobertura: es interesante que tengas en cuenta que cuantas más coberturas (y más cantidad de gasto cubierto), más caro será. Comprueba también si tu seguro médico privado incluye este tipo de coberturas en el extranjero, puesto que podrías evitarte un gasto adicional.

• La comunicación: un seguro que habla tu idioma ante una situación estresante será sin duda una gran opción. Además, informarte a fondo en un buen servicio de atención al público antes de contratarlo te permitirá inclinar la balanza hacia un proveedor u otro.

En cualquier caso, siempre será una buena idea contactar con una aseguradora que te resulte cercana y para la que atenderte de forma directa y clara sea una prioridad. En ese sentido te recomendamos consultar nuestra web de asistencia en viaje y comprobar cuánta tranquilidad puedes llevar en la maleta con un seguro contratado en IMQ.