Un estudio vincula el consumo de bebidas gaseosas con mayor riesgo de muerte

Un estudio vincula el consumo de bebidas gaseosas con mayor riesgo de muerte

Según las conclusiones de la experiencia, que ha durado nada menos que 16 años, al ser muy energéticas, contribuyen «al aumento de peso y la obesidad», lo que da lugar a patologías que pueden causar la muerte

EFE

Beber refrescos no es bueno. Y cada vez hay más voces que lo denuncian. La última es la de la Agencia Internacional de Investigación del Cáncer en Lyon, que acaba de dar a conocer los resultados de un estudio que han desarrollado durante nada menos que 16 años. El mayor consumo de bebidas gaseosas y dulces aparece vinculado con un aumento del riesgo de muerte por todo tipo de enfermedades, excepto el cáncer, según este informe, que incluye resultados recogidos en 10 países europeos, ha informado la revista Internal Medicine de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA). El contingente de población analizado incluyó 451.743 participantes de Dinamarca, Francia, Alemania, Grecia, Italia, Holanda, Noruega, España, Suecia y el Reino Unido reclutados entre enero de 1992 y diciembre de 2000, y lo condujo Neil Murphy.

Los investigadores enfocaron su atención en el consumo de bebidas gaseosas, endulzadas con azúcar o con edulcorantes artificiales, y en las causas de más de 41.000 muertes ocurridas en el período cubierto por el estudio. «El consumo frecuente de bebidas gaseosas azucaradas incrementa la ingestión de energía lo cual puede conducir al aumento de peso y la obesidad», señaló el estudio.

«En 2010 el costo mundial de las enfermedades cardiovasculares asociadas con la adiposidad, de los cánceres y diabetes tipo 2 relacionados con el consumo de bebidas gaseosas y endulzadas se calculó en 184.000 muertes», agregó. Las compañías productoras de estas bebidas en años recientes han modificado las sodas reemplazando el azúcar por edulcorantes con bajo contenido de calorías, o sin ellas, un cambio impulsado por la mayor conciencia de los consumidores acerca del impacto sobre la salud, así como por herramientas fiscales tales como los impuestos.

Ojo con la cantidad

«Las bebidas gaseosas endulzadas artificialmente tienen pocas calorías o ninguna, pero sus implicaciones fisiológicas y para la salud son, en gran medida, desconocidas», apuntó el estudio. El estudio incluyó 321.081 mujeres (71,1 % de los participantes) y 130.662 hombres, con una edad promedio de 50,8 años. Los investigadores clasificaron a los participantes entre los que habían consumido pocas bebidas gaseosas endulzadas (un vaso por mes), y los consumidores más entusiastas que habían bebido dos o más vasos por día.

Después de un seguimiento promedio de 16,4 años se registraron las muertes de 18.302 hombres y 23.391 mujeres. De éstas, 18.003 muertes, o 43,2 % del total, se debieron a cáncer; 9.106 (21,8 %) resultaron de enfermedades vasculares, y 1.213 (2,9 %) fueron por enfermedades digestivas. El estudio encontró un riesgo más alto de muerte por enfermedades vasculares vinculado con el consumo de dos o más vasos diarios de refrescos y gaseosas endulzadas artificialmente, y un riesgo más alto de muertes por enfermedades digestivas vinculadas con la ingestión de uno más vasos por día de este tipo de bebidas.

Los investigadores señalaron que no se halló una relación entre el consumo de bebidas gaseosas y la tasa general de muertes por cáncer.«Los resultados de este estudio sustentan las campañas de salud pública en marcha que apuntan a reducir el consumo de bebidas gaseosas», concluyó el artículo.