Cada dos días un profesional de Osakidetza sufre una agresión física

Sala de espera de un ambulatorio de Osakidetza./
Sala de espera de un ambulatorio de Osakidetza.

Durante el año pasado los profesionales del Servicio Vasco de Salud notificaron 629 ataques

EL CORREO

En una sociedad donde cada vez hay más gente con dificultades para gestionar su frustración, ser profesional sanitario tiene sus riesgos. Al fin y al cabo, médicos, enfermeras o celadores son quienes tienen la difícil tarea de acompañar a muchas personas en los momentos más duros de sus vidas. Así se generan situaciones explosivas. Tanto, que durante el año pasado los profesionales de Osakidetza notificaron 629 agresiones. De ellas, 151 (el 24%) fueron físicas y dejaron algún tipo de lesión. Es decir, de media se produce un ataque grave casi cada dos días.

El Servicio Vasco de Salud hizo públicas ayer estas estadísticas con motivo del 'Día contra las agresiones al personal sanitario'. Se trata de una jornada que siempre se celebra en estas fechas después de que el 11 de marzo de 2006 una médica, María Eugenia Moreno, fuese asesinada por un paciente que le disparó en cuatro ocasiones. Ocurrió en Moratalla (Murcia) y también resultó herido el conductor de ambulancia que logró reducir al asesino.

El pronunciamiento de Osakidetza de ayer tiene una particularidad: es la última aparición de Jon Darpón como consejero de Salud, ya que la nota se divulgó poco antes de su dimisión. En ella reiteraba su «compromiso con la política de tolerancia cero» ante la violencia física o verbal contra los sanitarios.

Campaña de prevención

Como el problema cada vez preocupa más, durante todo el año pasado se desarrolló en hospitales y centros de salud la campaña 'Stop agresiones' con el fin de sensibilizar a la población en general. Además, Osakidetza sigue trabajando distintas medidas para prevenir este tipo de comportamientos, evitarlos y, en caso de que se produzcan, denunciarlos y darles visibilidad. De hecho, los sanitarios reciben formación no sólo para saber cómo reaccionar cuando alguien pierde los nervios, sino también para saber cómo defenderse si son atacados. El Gobierno vasco también ofrece respaldo jurídico y asistencia legal a quienes dan el paso de acudir a los tribunales para denunciar los ataques.

¿Y quienes suelen ser las víctimas? Sobre todo, quienes más están en contacto con los pacientes, esto es, médicas y enfermeras. Así, en femenino, porque se trata, esencialmente, de mujeres: 524, frente a 105 víctimas varones. En una plantilla muy feminizada, también son ellas las que sufren más lesiones físicas (120 frente a 33 varones) y más bajas por este motivo (19 frente a 5). La buena noticia es que el año pasado se redujeron un 14,5% las agresiones con lesión notificadas; pero, eso sí, aumentaron un 5,7% las