LAB y ESK elevan a 19 las especialidades de la OPE de Osakidetza denunciadas ante la Fiscalía

LAB y ESK elevan a 19 las especialidades de la OPE de Osakidetza denunciadas ante la Fiscalía
Pedro Urresti

Los sindicatos extienden las sospechas de filtración de exámenes a Urología, Neurocirugía, Cirugía General, Traumatología, Medicina del Trabajo, Anatomía Patológica y Otorrinolaringología

Sergio García
SERGIO GARCÍA

El escándalo por la supuesta filtración de exámenes en la OPE de Osakidetza cobra nuevos bríos conforme pasan los días, sin que la intervención del consejero de Salud, Jon Darpón, o la directora de general de Osakidetza, María Jesús Múgica, la semana pasada en la Cámara haya bastado para convencer a quienes hasta ahora albergaban dudas sobre la legalidad de un proceso al que se presentaron 96.000 que optaban a 3.335 de 86 categorías distintas. Ha sido el turno de los sindicatos LAB y ESK, cuyos servicios jurídicos que trabajan conjuntamente han decidido ampliar su denuncia ante la Fiscalía General del País Vasco por las presuntas irregularidades ante «la nula confianza» de que la investigación de capitaneada por la propia Osakidetza rinda frutos.

La ampliación de la denuncia –la primera data del 18 de junio y se refería a una docena de categorías– afecta a siete nuevas especialidades: Neurocirugía, Urología, Medicina del Trabajo, Anatomía Patológica, Cirugía General, Traumatología y Otorrinolaringología. Son ya por tanto 19. «Hemos pedido a la Fiscalía que investigue, porque no nos fiamos del expediente informativo que Darpón y Múgica pidieron abrir a la Cámara – señalaban fuentes de LAB–. Desde nuestro punto de vista, las pesquisas que está realizando Osakidetza son una investigación de parte, no lo suficientemente transparentes y con las que se pretende, entendemos, tapar lo sucedido. Y decimos esto porque los que han hecho la investigación interna son miembros de tribunales».

«No es de recibo –añaden fuentes de este sindicato– que toda esa investigación que realiza Osakidetza y las conclusiones a las que llega, se ponga en manos de los propios tribunales cuestionados, y que sean estos, finalmente, los que decidan las medidas a adoptar. Eso es como si yo te robo y acabo siendo yo el que decide qué se hace conmigo. Están dando la potestad a los tribunales cuestionados de decidir lo que se hace. Y eso es inadmisible». Ante el curso que han tomado los acontecimientos, la central se muestra tajante. «A pesar de que Osakidetza haya abierto una investigación y dicho que adoptará medidas, LAB ha decidido trasladar toda la documentación que obra en nuestro poder a Fiscalía para que sea esta quien realice una investigación externa, porque la participación de Osakidetza no nos convence para nada».

«Sensible y con nombres»

«Tenemos sospechas también de que en los exámenes teóricos que realiza el Instituto vasco de Administración Pública (IVAP), quienes redactan esas pruebas son precisamente los jefes de servicio donde trabajan las personas que sacan puntuaciones más altas». Y cita un ejemplo: Neurocirugía, «un caso bastante claro para nosotros, donde hay datos anómalos de resultados en el primer examen, que es el que realiza el IVAP. Hemos descubierto que la persona que realiza el primer examen es la jefa de Basurto, y sus colegas, las personas que trabajan en ese centro sanitario, los que sacan las calificaciones más altas».

No es la única carga de profundidad que tienen reservada. «En Cirugía Vascular pasa exactamente lo mismo. El examen del IVAP y quienes lo realizan nos han planteado nuevas sospechas de dónde puede provenir la filtración. Y eso es lo que hemos trasladado a la Fiscalía y esta será la que tenga que empezar a tomar testificales y reunir toda la información, aparte de la nuestra, también la que exija a Osakidetza». Información, advierten las mismas fuentes, «bastante sensible, con datos personales».

También ESK ha puesto toda la carne en el asador. «La Fiscal Superior del País Vasco ya ha empezado a tomar declaración a testigos, las diligencias van para adelante y confiamos que la investigación que dirima hasta dónde llegan las irregularidades y dónde hay que buscar las responsabilidades jurídicas. Pero vamos más allá, decimos que detrás de estas responsabilidades jurídicas hay una responsabilidad política, que deben asumir el consejero de Salud y la directora general de Osakidetza. Nosotros ya hemos pedido su dimisión, la de Darpón y Múgica, en reiteradas ocasiones a lo largo del último mes y medio. Sólo nos queda apelar al lehendakari, Iñigo Urkullu, para que los cese de inmediato, porque mucho nos tememos que ellos no van a presentar su dimisión».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos