Darpón apoya que la UPV reserve el 40% de las plazas de Medicina para euskaldunes

Vista de la entrada de la Facultad de Mecina y Enfermeria, de la UPV, en Leioa./e. c.
Vista de la entrada de la Facultad de Mecina y Enfermeria, de la UPV, en Leioa. / e. c.

El consejero de Salud considera que la medida responde a la necesidad de contar con más profesionales bilingües y que mejorará el servicio

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

El consejero de Salud, Jon Darpón, respaldó ayer la decisión de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) de reservar un cupo del 40% de las plazas de Medicina para alumnos euskaldunes que hayan acreditado un nivel B2. Darpón consideró que esa medida va a permitir «responder a la necesidad que tiene el sistema sanitario vasco de contar con médicos que puedan atender a los pacientes en euskera». Aclaró que, en todo caso, su departamento no tiene competencias en este ámbito, ya que le corresponden «exclusivamente» a la Universidad.

La parlamentaria popular Laura Garrido había solicitado la comparecencia del consejero al considerar que se trata de una decisión «discriminatoria» para los estudiantes vascos que quieren acceder a Medicina y no pueden acreditar un nivel de euskera. «Con esta medida puede ocurrir que un estudiante con mejor nota se quede fuera frente a otro con peor calificación pero que sabe euskera», advirtió. Garrido consideró que lo que hay que «garantizar» es que todos los alumnos puedan elegir la lengua oficial en la que estudian pero que, en todo caso, hay que «garantizar la igualdad de acceso» a los estudios.

El titular de la Sanidad vasca incidió en que, aunque su departamento no es competente, su «opinión» es favorable a la decisión de la UPV/EHU ya que «respeta la realidad sociolingüística del País Vasco y va a «mejorar» el servicio porque «podremos atender correctamente a los pacientes euskaldunes». «Hacen falta más médicos y pediatras, y que hablen euskera», resaltó.

El responsable sanitario recordó que hay muchos jóvenes vascos que se tienen que ir a otras comunidades a estudiar Medicina, a la vez que alumnos de fuera de Euskadi cursan aquí sus estudios y después, al acabar, se van. Insistió en que, a pesar de que en el País Vasco se han incrementado las plazas de grado y de MIR, «no se cubren las necesidades de profesionales de la sanidad».