Salas sin médicos y colas de pacientes para cambiar su cita por la huelga en los ambulatorios

Imagen de las colas en el ambulatorio de Basurto. /TERRY BASTERRA
Imagen de las colas en el ambulatorio de Basurto. / TERRY BASTERRA

Los sindicatos cifran en 3.300 los sanitarios que han secundado los paros para denunciar la «precaria situación» de los centros de salud

TERRY BASTERRA

«El profesional de esta consulta está en huelga. Si su necesidad es indemorable diríjase al Punto de Atención Continuada (PAC) de su zona o solicite información en el área de Atención al Cliente». Este mensaje se han encontrado este viernes miles de pacientes en la puerta de su médico de cabecera cuando han acudido al ambulatorio. El suyo era parte de los 3.300 sanitarios –cifra dada por los sindicatos– que secundaron la huelga en la Atención Primaria.

La segunda gran jornada de paro en la que es la sanidad más cercana al ciudadano –la primera fue el 12 de abril– ha dejado centros de salud en los que las consultas que se han atendido han sido casi una excepción, y colas de los usuarios para cambiar las citas. Eso en los casos en los que había alguien para hacerlo. En otros consultorios, como el bilbaíno de Bombero Etxaniz, el getxotarra de Alango o el de Durango el 100% de los administrativos se ha sumado a esta jornada de movilizaciones, al igual que la totalidad de los facultativos. Los sindicatos han cifrado el seguimiento en un 65% de la plantilla que trabaja en los 320 ambulatorios vascos. Cerca de un millar de estos profesionales tomaron parte en la manifestación que ha recorrido a mediodía las calles de Donosti. Las cifras queha ofrecido Osakidetza han sido muy distintas: ha fijado la participación en el 35% de la plantilla, con especial incidencia entre los facultativos (56%).

Los sanitarios han querido hacer visible con esta huelga la «sobrecarga asistencial» que sufre la Primaria, algo que se traduce en que la atención que prestan a los pacientes no es la que desearían. Reconocen que en muchas ocasiones les falta tiempo suficiente para examinarlos adecuadamente –algunos médicos llegan a ver a 50 pacientes por jornada–, lo que entraña un «riesgo» a la hora de realizar un diagnóstico. «Hay ocasiones en las que tenemos tanto trabajo y vemos a tanta gente en un día que tenemos miedo a poder equivocarnos con algún paciente», reconocen.

El problema no es nuevo, pero se ha acrecentado con los años. Y la previsión es que vaya a más si no se ponen los medios. La población vasca está cada vez más envejecida, demanda una mayor atención sanitaria y hay un incremento de los pacientes crónicos. Desde Osakidetza se han hecho propuestas. Hay previstas 35 «medidas de refuerzo», 15 de las cuales «ya están en marcha». Una de ellas es la contratación 23 médicos y otras tantas enfermeras este año para destinarlos a los centros de salud más saturados, unas plazas a las que el Departamento prevé sumar 40 más en 2020.

La plataforma Lehen Arreta Arnasberritzen, impulsora de esta movilización con el respaldo de los sindicatos ELA, Satse, SME, LAB, CC OO, UGT y ESK, valora de forma positiva «la disposición» del Servicio Vasco al diálogo, pero considera que la oferta presentada hasta ahora «se limita a los temas más factibles de los planteados, pero no los más importantes». «Es prioritario aumentar el presupuesto de la Atención Primaria, incrementar el número de profesionales, contratar personal para cubrir las bajas e igualar los ratios de sanitarios entre las distintas categorías. Debe haber una enfermera por cada médico y más personal de Atención al Cliente. Reclamamos compromisos firmes y concretos. Hasta ahora solo hemos recibido declaraciones de intenciones, manifestaba Rafa Rotaeche, uno de los portavoces de la plataforma.

El pediatra Rubén García aseguró que las nuevas plazas anunciadas, «ninguna de ellas de pediatras, no se harán efectivas antes de octubre», por lo que «no se resuelve el problema del verano, cuando a muchos facultativos nos toca duplicar o triplicar consultas».

Desde ELA criticaron que «en los últimos años, la Primaria se ha ido desdibujando en favor de la atención hospitalaria, donde el negocio es mayor para algunos. Osakidetza, sin embargo, en lugar de adoptar medidas encaminadas a atajar esta situación, se ha dedicado a poner parches asistenciales que lo único que han conseguido es sobrecargar a los profesionales y empeorar, cada vez más, la calidad asistencial que se ofrece a la población con unas cargas de trabajo inasumibles».

En próximas jornadas los sindicatos y la plataforma han acordado reunirse para analizar las dos jornadas de huelga y decidir si convocan nuevos paros en los ambulatorios ante lo que consideran «falta de propuestas concretas de Osakidetza para solucionar el problema» que afecta a la atención sanitaria que se ofrece en los centros de salud.

Uno de los carteles informativos expuestos en los ambulatorios por la huelga.