Una avería deja sin sistema informático a los hospitales vascos durante cinco horas

Vista del exterior del hospital de Cruces./Luis Ángel Gómez
Vista del exterior del hospital de Cruces. / Luis Ángel Gómez

Impidió acceder a las historias médicas de los pacientes, obligó a retrasar la cirugía programada y dificultó el trabajo a los sanitarios

TERRY BASTERRABILBAO

Horas de desconcierto las que se vivieron este miércoles en los hospitales y centros de salud vascos. Una avería dejó sin sistema informático a Osakidetza durante cerca de cinco horas. El problema fue mayúsculo, pero el azar quiso que fuese fiesta en Bizkaia y Gipuzkoa, por lo que sus ambulatorios estaban cerrados y en los hospitales no había cirugía programada, solo se atendía la de urgencia que no podía ser demorada. En Alava era jornada laboral normal y el trastorno fue mayor. Allí sí hubo que aplazar las intervenciones programadas hasta que el sistema se recuperó.

Personal sanitario ha explicado que el fallo ralentizó su trabajo diario. No podían acceder a las historias médicas de los pacientes, por lo que cuando llegaba un nuevo ingreso durante la exploración le realizar un interrogatorio aún más exhaustivo para que no se les escapase ningún dato. Para solicitar una analítica o radiografía tenían hacerlo de forma manual, con un volante, y recoger después los resultados en un papel o comprobar la prueba en el propio dispositivo, al no poderse volcar los datos en el sistema.

Los informes médicos los redactaban en un papel y también en un papel, acompañado con el sello de Osakidetza y el número de colegiado, prescribían una u otra botica para que el paciente pudiese acudir con ese documento a la farmacia.

En los hospitales el fallo dificultaba incluso los traslados de un enfermo a una habitación, al estas proceso está totalmente informatizado. Durante esas horas tampoco pudieron pedir pruebas a los laboratorios.

A los usuarios que no requerían una atención urgente se les pidió que volviesen otro día. Este diario habló con algunos de los que sí fueron tratados. «Sí que notamos que se nos atendió algo más lento porque tenían que hacer más papeleo, pero por lo demás todo fue normal», indicaron.

Una vez se recuperó el sistema los sanitarios comenzaron a introducir en las historias médicas todos los datos que recogieron a mano durante las cerca de cinco horas que estuvo caído el sistema informático.