Los 320 ambulatorios vascos están llamados esta mañana a la tercera huelga del año

Pacientes hacen cola en la recepción del ambulatorio bilbaíno de Bombero Etxaniz durante una jornada de huelga el pasado abril./PANKRA NIETOs
Pacientes hacen cola en la recepción del ambulatorio bilbaíno de Bombero Etxaniz durante una jornada de huelga el pasado abril. / PANKRA NIETOs

Las plantillas, desde médicos a enfermeras y administrativos, reclaman más medios

TERRY BASTERRA

Este lunes los 6.000 profesionales que trabajan en la red vasca de Atención Primaria están llamados a la huelga. Será la tercera jornada de paro que vivan los 320 ambulatorios vascos desde abril para reclamar mejoras en los centros de salud. Mejoras que deben traducirse en un refuerzo importante de la plantilla, en todas sus categorías laborales -médicos, pediatras, enfermeras y auxiliares administrativas, así como cubrir la totalidad de las bajas. Al menos eso es lo que demandan los convocantes, la plataforma Lehen Arreta Arnasberritzen, secundada por los sindicatos.

Inciden en que sus demandas no son nuevas. Pero el hecho de que Osakidetza no las haya atendido durante años» ha llevado a la Atención Primaria a una situación de presión asistencial que no permite a los profesionales ofrecer «la atención de calidad» que, según recalcan, se debería prestar.

Las últimas propuestas del Departamento de Salud -contratación de 86 médicos y enfermeros entre este año y el próximo, y «cubrir 3.000 jornadas más durante este verano que en el de 2018»-, aunque son un avance, siguen siendo insuficientes a juicio de las centrales.

6.000 profesionales de Atención Primaria, sumando los PAC y los 'call center', están llamados a los paros.

Las plataformas advierten que las medidas planteadas por la Administración no solucionan «los problemas de fondo» que afectan a los ambulatorios, al no aumentar en la medida que piden los convocantes la plantilla, ni racionalizar las cargas de trabajo. Avanzan además que durante este verano la dirección del Servicio de Salud «plantea reducir los horarios de ambulatorios y concentrar pediatras en algunos de ellos, ante la falta de profesionales debido al periodo vacacional». Incluso anuncian que las huelgas se podrían repetir el próximo otoño si desde Osakidetza «no cambian de actitud».

Lo que es seguro es que este lunes muchas de las personas que se acerquen a su ambulatorio se encontrarán con la ausencia de su médico de cabecera o enfermera si ha decidido secundar el paro y se repetirán previsiblemente las colas para cambiar las citas.