Cruces aísla a un hombre que contrajo el sarampión en Asia

Un ambulacia se dirige a las urgencias del hospital de Cruces./Luis Ángel Gómez
Un ambulacia se dirige a las urgencias del hospital de Cruces. / Luis Ángel Gómez

Osakidetza controla a las personas que han estado en contacto con él desde su regreso de un viaje por Tailandia y Filipinas el pasado 29 de agosto

María José Carrero
MARÍA JOSÉ CARRERO

Un vizcaíno de 38 años que viajó en agosto por Asia, en concreto por Tailanda y Filipinas, se encuentra aislado en el hospital de Cruces debido al sarampión, una enfermedad de lo más contagiosa porque cada paciente puede infectar hasta a veinte personas de su entorno. Por este mismo motivo, la Dirección de Salud Pública y Adicciones ha activado el protocolo para detectar potenciales contactos. Es decir, los profesionales sanitarios están estudiando si el virus se ha extendido o no entre las personas con las que el enfermo se ha relacionado desde el regreso de su viaje veraniego.

Desde 2012 hasta este año no se había detectado ningún caso de sarampión en Euskadi. En marzo, un joven guipuzcoano de 22 años ingresó en el hospital Donostia tras haber sido diagnosticado de una de las enfermedades más contagiosas que existen. El paciente había ido de vacaciones a India, por lo que contrajo la infección durante su estancia en el país asiático.

Un mes después, enfermó un bebé de Durango de 20 meses que no había sido vacunado al cumplir el año. El Departamento de Salud del Gobierno vasco relacionó el caso con un brote de sarampión ocurrido por aquellas fechas en Navarra y en el que también se contagió una persona en Irún.

En Euskadi, la vacuna conocida como triple vírica (sarampión, paperas y rubéola) se introdujo en 1981 en el calendario infantil. Son dos dosis: la primera se pone al cumplir el año y la segunda, a los cuatro. Esto significa que todos los vascos nacidos partir de esa fecha deberían estar protegidos.

El hecho de que el paciente de Cruces tenga 38 años explica que haya contraído el virus. Nació antes de la vacunación sistemática de de los bebés y niños y, según todos los indicios, tampoco había tenido la enfermedad porque pasarla inmuniza.

Sin erradicar en Europa

Aunque se pensaba que el sarampión estaba erradicado de Europa, no es así. Según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) del Viejo Continente, se ha constatado un incremento de casos en 28 de los 30 países europeos. Las autoridades sanitarias atribuyen la explosión de la enfermedad a dos factores: la entrada de miles de inmigrantes originarios de países donde la patología no está controlada y, por otro lado, al auge de los movimientos antivacunas. Los casos esporádicos, como el registrado ahora en Bizkaia, se explican por el turismo a regiones donde el virus no ha sido erradicado.

El sarampión es una enfermedad respiratoria. Osakidetza explica en su página que los síntomas empiezan hacia los 10 ó 12 días después de la exposición al virus y consisten en fiebre, tos, congestión nasal y conjuntivitis. Las manchas en la piel aparecen a los 14 días después de la exposición y duran 5 ó 6 días: surgen en la cara y se van extendiendo por todo el cuerpo.

Las complicaciones (diarrea, infecciones de oído, neumonía, encefalitis, convulsiones) son más frecuentes en los menores de 5 años y mayores de 20, sobre todo si tienen otros problemas de salud. Si una mujer embarazada sufre la enfermedad puede producirse un aborto, un parto prematuro o un recién nacido de bajo peso.

Muy contagioso, puede transmitirse desde cuatro días antes del comienzo de la erupción de la piel hasta cuatro días después. El virus se aloja en la nariz y garganta de la persona infectada y es arrojado al aire al hablar, toser o estornudar. Penetra por la nariz o la boca de una persona al respirar o a través de las manos al llevárselas a la boca después de haber tocado una superficie contaminada, donde puede sobrevivir hasta dos horas.

La clave

10
días después de la exposición al virus, aparecen los primeros síntomas como la fiebre o la tos. Las manchas en la piel, a los 14 días.
Propagación
Cada paciente con sarampión puede provocar hasta veinte contagios en su entorno

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos