El salmón de 2.500 euros pescado por un vecino de Zalla

Unai Osante Valbuena con el 'campanu' de Cantabria a orillas del río Pas. / SANE

Unai Osante Valbuena capturó el 'campanu' de Cantabria, un ejemplar de 4,6 kilos que compró un restaurante de Ribadesella

ANA DEL CASTILLOSANTANDER

Unai Osante Valbuena, un vecino de Zalla de 40 años, pescó este martes a las diez y cuarto de la mañana el 'campanu' (primer salmón de la temporada) de Cantabria en el coto de Güedes. Había poca agua y pocos salmones en el río Pas, pero con paciencia «acabó saliendo», cuenta este frigorista, que capturó el ejemplar, salvaje y con aleta adiposa, con cebo natural, esquila y gusana. «No vine el domingo, el día de inicio de la temporada. Me fui a pescar truchas a Burgos y el día no se dio mal». Este martes le salió redondo.

El restaurante 'El Campanu' de Ribadesella, propiedad de José Manuel Mori Cuesta, pagó al pescador vizcaíno 2.500 euros por la pieza, el único salmón que puede venderse. «He llegado a comprar un 'campanu' por 11.000 euros. De Cantabria ya hemos cogido unos cuantos», explicaba a este periódico el hostelero asturiano. Troceado, laminado, a la plancha con verduras salteadas o como sushi con reducción de módena. Serán los clientes los que decidan cómo comer el primer salmón de la temporada, aunque «lo normal es que lo pidan a la plancha», afirma Mori. Quien no lo probará es quien lo capturó. «No me gusta el salmón. Soy más de chuleta que de pescado», dice el vecino del barrio de Aranguren.

Elías Setién, agente del medio natural en Cantabria desde hace 40 años, se encargó de pesar la pieza. A ojo, le echó unos cuatro kilos. «No llega a cuatro y medio», vaticinó. Se equivocó por cien gramos: 4,6 kilos y una longitud de 75 centímetros (42 de circunferencia). Medio kilo más pequeño que el del año pasado, que pesó 5,2. Setién había estado con el pescador vizcaíno un minuto antes de que capturara el 'campanu'. «Fue marcharme y salir. Una casualidad».

Aficionado desde niño

Osante es aficionado a la pesca desde crío. «El Cadagua pasaba por debajo de mi casa y bajaba con mi padre. Entonces no teníamos consolas. Empecé a pescar con 5 o 6 años, con un alfiler doblado para que no me clavara un anzuelo», recuerda. Y se aficionó a la pesca del salmón «hace diez o quince años. Un día saqué uno y me piqué. Ahora, todos los años viajo a Cantabria, Asturias y Galicia para pescar con los amigos». El dinero del 'campanu' ya tiene destino. «Lo gastaré en cañas. Mi hobby es la pesca, aunque también me he hecho cazador y salgo a coger setas», dice.

Tanto Osante como Setién coinciden en que esta temporada el caudal de los ríos es bajo «y hay pocos salmones», pero no es algo nuevo. «En 40 años que llevo, lo he visto muchas veces así», dice el agente del medio natural. Cantabria abrió la temporada del salmón el domingo con 662 solicitudes para cerca de 2.000 pescadores de la región y de otras comunidades, como es el caso de Osante y los dos amigos que le acompañan.«Este año no hay mucha afluencia. Quizá más a primera hora del día, pero la gente desiste y se va porque hay poco salmón», reconoce Setién.

Temas

Zalla