8 de marzo

¿Por qué hacemos huelga?

¿Por qué hacemos huelga?
maika salguero, igor aizpuru, luis ángel gómez y borja agudo

Ocho mujeres explican el motivo por el que hoy participarán en las movilizaciones. De sus palabras se deduce que todavía queda mucho camino para la igualdad

Elena Martínez | Ama de casa «Las amas de casa también tenemos derecho a huelga»

En el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, hay quienes no solo reivindican la igualdad entre sexos, sino también su trabajo, aunque muchos no lo consideren como tal. «Sufrimos un doble castigo por ser mujeres y amas de casa. Tenemos que luchar por nuestros derechos en las dos facetas», afirma Elena Martínez, presidenta de la asociación Etxeko Andre. Ella, como muchas de sus compañeras, acudirá hoy a las manifestaciones porque, a su juicio, «también tenemos derecho a huelga». «Siempre nos han acusado de no llevar un sueldo a casa, pero nosotras trabajamos como las que más. Entonces, ¿por qué no vamos a poder parar?», se cuestiona. Así, pide que los hombres asuman su responsabilidad en el hogar, especialmente hoy que ellas saldrán a la calle.

Yolanda Aberasturi | Peluquera y empresaria «El 95% de mi equipo lo forman mujeres»

Yolanda Aberasturi, que dirige tres salones de belleza, urge la necesidad de potenciar las políticas de igualdad de género. En calidad de «mujer, empresaria y trabajadora», esgrime que la «mayor parte de su equipo» –el 95% de las 39 personas a las que emplea– son mujeres. «Muchas –detalla– están a media jornada porque tienen que cuidar a sus hijos. Hago todo lo posible por que la mujer pueda trabajar en mi equipo. Parte de él acudirá a la manifestación por la mañana y otra, por la tarde», señala. Pero Aberasturi asume también la singularidad de su negocio: «El viernes es, de largo, el día de mayor actividad de la semana. Abriremos porque tenemos muchos compromisos con clientas a las que no podemos abandonar el día de su boda o tantos otros casos particulares», argumenta.

Samantha González | Enfermera (Satse) «Reclamamos visibilidad y reducir la precariedad»

Hará huelga de 24 horas por ella, por sus más de 2.700 compañeras de profesión en Álava y por todas las demás mujeres. Samantha González (50 años) es enfermera de Urgencias en Txagorritxu y delegada del sindicato Satse. Aunque ve avances y motivos para celebrar el 8-M, aún es mucho «el camino por recorrer», dice. «Como enfermeras, una profesión feminizada, reclamamos visibilidad, que se nos reconozca y respete y que se reduzca la precariedad». «El 95% de las que nos reducimos la jornada para cuidar a niños o mayores en esta profesión somos mujeres. A pesar de que somos el 82%, sólo llegamos a puestos de dirección el 4%, mientras que ellos, que son el 18%, suponen un 11%. También reivindico los cuidados como responsabilidad social compartida y remunerada».

Oihane Villar | Funcionaria «El sistema nos está expulsando del sector privado»

Oihane Villar tiene muy presente el caso de una conocida suya a la que despidieron por haberse quedado embarazada. Cree que es el ejemplo de cómo las mujeres se ven empujadas a trabajar en el sector público, donde encuentran más facilidades para conciliar su vida personal con la profesional. «Este sistema nos está expulsando del sector privado, algo que alimenta la brecha salarial», expone esta funcionaria del laboratorio del área de Salud y Consumo del Ayuntamiento de Bilbao. Al igual que «la inmensa mayoría» de sus compañeras, acudirá a las manifestaciones sin ningún miedo de etiquetarse como feminista: «Me parece increíble que aún haya gente que tenga que acudir al diccionario para darse cuenta de que el feminismo no es el equivalente al machismo».

Carmen Prieto | Profesora «Hay que salir a la calle si queremos cambiar las leyes»

Es profesora desde 1986 y destaca el papel de la escuela para «construir una sociedad más igualitaria y justa». Pero también defiende con fuerza el «sentido» de la huelga de hoy. «Hay que romper las calles para hacer visible nuestra lucha contra la discriminación de género si queremos cambiar las leyes», dice Carmen Prieto. Docente en un centro de FP de Santurtzi, un ámbito de enseñanzas técnicas con mayoría de hombres y en el que le «costó» hacerse un hueco, advierte de que en las aulas hay «mucho trabajo» por hacer en favor de la igualdad tanto en la formación de docentes como «de alumnos ¡y desde pequeños!». Imparte clase en ciclos de Imagen y Estética y solo tiene alumnas, porque en la elección de estudios «también influyen» los estereotipos de género.

Eneritz Zubizarreta | Cofundadora de Globe Testing «Hoy es el día para decir 'basta ya' a las desigualdades»

Esta empresaria es la directora de operaciones de Globe Testing, compañía del sector informático instalada en el Parque Tecnológico de Álava donde ya tienen un plan de igualdad «que va desde los salarios al lenguaje que utilizamos en las notificaciones internas». Eneritz Zubizarreta no irá hoy a trabajar, hará huelga «porque creo que es el día indicado para decir 'basta ya' a las desigualdades. Aunque se ha mejorado en combatir esas diferencias de género, falta mucho para lograr esa equidad». Su decisión llega «por una cuestión de principios, al margen del cargo que tenga. Estamos en nuestro derecho de hacer huelga». Lamenta que en Globe Testing no se cumple la paridad en la plantilla «porque en los procesos de selección no tenemos mujeres informáticas».

Sara Jauregui | Abogada «También es un homenaje a las que empezaron»

La abogada Sara Jauregui se formó en Deusto, Granada, Francia y Reino Unido. Acaba de lograr una sentencia pionera en Álava –40.000 euros de compensación para una clienta incluida injustamente en un fichero de morosos–. Hoy ha despejado su agenda para participar en cuantas movilizaciones pueda. «Apoyo que se logre la equiparación de derechos, de perspectivas de futuro entre hombres y mujeres», enfatiza. El 8-M, para ella, entraña también «un homenaje a las pioneras que empezaron y en condiciones más adversas». Sólo se pondrá la toga por «coherencia». Aprimera hora de la mañana le han mantenido un juicio a dos de sus clientes, una mujer y un hombre que están presos en la prisión de Zaballa. «Tienen que tener alguien que les defienda».

Soraya García | Gerocultora en un centro de día «Tras 378 días de huelga, seguimos teniendo motivos»

«Me defino como una mujer feminista y sindicalista. ¡Cómo no voy a ir a la huelga el 8 de marzo! Seguimos teniendo motivos», declara Soraya García. Es una de las gerocultoras que mantuvieron una huelga de «378 días» en las residencias vizcaínas en la que «tuvimos que escuchar que trabajamos en un sector muy feminizado porque un hombre no puede mantener una familia con ese sueldo». Contra pronóstico, doblegaron «a las patronales y a la Diputación» y su convenio mejoró las condiciones laborales en un sector «feminizado y precarizado». Más allá del oficio, Soraya cree que las batallas de las mujeres pasan por «acabar con los techos de cristal, lograr una igualdad real en empleos y sueldos, aprobar la ley de género y mejorar la conciliación familiar».

Día Internacional de la Mujer 2019