Retiran una enorme colmena de más de 80.000 abejas oculta en un dormitorio de Granada

El apicultor, con la enorme colmena. / S.G.

«Estaba pegada en un lugar donde no les dejaba dormir. Pasaban toda la noche escuchando las abejas», afirma el apicultor que se ha encargado de llevárselas

JOSÉ IGNACIO CEJUDO

2019 está siendo un año pleno de trabajo para el apicultor granadino Sergio Guerrero. Y es que las abejas, cuando se reproducen y buscan nuevas ubicaciones para sus comunidades, a veces se emplazan en los lugares más inoportunos. La colmena que acompaña esta noticia fue extraída hace once días en la localidad granadina de Pinos Puente tras la pared del dormitorio de unos particulares. El tamaño impresiona. Más de 80.000 abejas podrían vivir en su interior.

«Estaba pegada en un lugar donde no les dejaba dormir. Pasaban toda la noche escuchando las abejas», cuenta Sergio Guerrero al IDEAL. «Me costó siete horas llevar a cabo la extracción hasta liberarlas en la montaña. Completamos todo el proceso y las extrajimos sin más problemas», cuenta el apicultor especializado en este tipo de rescates, que ejecuta junto a un sistema de aspiración especial que se asegura de que no quede una sola abeja sin salvar.

El apicultor insiste en la necesidad de apelar a servicios como el que presta la Colmena Sanadora en este caso. «Mucha gente no tiene ni idea de cómo retirarlas e incluso decide quemarlas», cuenta. Su proceso acaba llevando las abejas a una zona de campo con una distancia prudencial de hasta 800 metros respecto al núcleo poblacional más próximo tras asegurarse de que el estado de las abejas es óptimo como para iniciarse en un nuevo hogar donde no les falte de nada.