Prisión sin fianza para seis de los detenidos por la agresión al menor donostiarra fallecido

Prisión sin fianza para seis de los detenidos por la agresión al menor donostiarra fallecido

Han sido imputados de un delito de homicidio y lesiones por los golpes que recibieron dos amigos

JAVIER PEÑALBA

Seis de las siete personas detenidas por su presunta implicación en la muerte del joven donostiarra de 17 años Santi Coca Hacine-Bacha, tras la agresión sufrida la madrugada del viernes, ingresaron la noche del lunes en la prisión de Martutene. Lo hicieron tras prestar declaración ante el titular del Juzgado de Instrucción numero 1 de San Sebastián. El séptimo investigado quedó en libertad provisional con la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes en el juzgado.

Los detenidos, salvo el que quedó en libertad, han pasan este lunes su primera noche en el centro penitenciarios donostiarra. A todos ellos se les acusa de la comisión de un delito de homicidio y dos de lesiones, estos últimos por los golpes que propinaron a los dos amigos que la noche de autos acompañaban a la víctima.

Los arrestados fueron conducidos poco antes de las diez de la mañana desde los calabozos de la comisaría de la Ertzaintza del barrio de Ondarreta donde permanecían desde el viernes, hasta las dependencias del Juzgado de Guardia de la capital.

Los investigados, de edades comprendidas entre 18 y 25 años y residentes en localidades de la comarca del Bidasoa, negaron su participación en la agresión de la que fue objeto el menor fallecido. Varios de ellos indicaron que su participación se limitó a intentar separar a los contendientes y algún otro indicó que ni siquiera llegó a intervenir en la pelea.

Las declaraciones de los acusados se realizaron en presencia de una fiscal y los cuatro letrados que les representan. Tras escuchar al último de los encausados, los abogados solicitaron la puesta en libertad de sus defendidos, en tanto que la Fiscalía reclamó el ingreso en prisión de siete de ellos. La acusación pública les imputó un delito de homicidio y dos de lesiones.

El juez, finalmente, se pronunció favor de la petición fiscal y redactó un auto en el que acordó imponer a seis la medida privativa de libertad y dejar en libertad al séptimo. El magistrado sustentó su decisión en la gravedad de los hechos cometidos, la alarma social generada y el posible riesgo de fuga.

Aparte de los detenidos, este lunes también declararon dos testigos, amigos de fallecido. El domingo ya lo había hecho otro que reconoció a tres de los detenidos como autores de la agresión.

El joven donostiarra falleció el domingo, tras permanecer tres días en la UCI del Hospital Donostia, adonde fue trasladado tras haber estado cerca de 45 minutos en situación de parada cardiorrespiratoria de la que fue rescatado por los sanitarios que acudieron al lugar de los hechos. Los últimos electroencefalogramas que le realizaron los médicos confirmaron la muerte cerebral, por lo que las posibilidades de que pudiera revertir la situación eran nulas, de forma que el personal facultativo, tras consultar con la familia, retiró el domingo los sistemas que le mantenían con vida.

Baja calidad de vídeo

El incidente, que tuvo lugar en la calle Ijentea, entre la fachada lateral del Ayuntamiento y el edificio del Real Club Náutico, quedó grabado por las cámaras de videovigilancia existentes en la zona. Las imágenes, según fuentes del caso, son de baja calidad, en gran medida por que fueron obtenidas de noche. No obstante, permiten ver el tumulto que se originó en torno a Santi Coca y la agresión de la que fue objeto, aunque impiden conocer el grado de participación de cada uno de los detenidos en la agresión.

Testigos de los hechos han manifestado a este periódico que el grupo de los agresores superaba la decena, en tanto que la víctima estaba con tres amigos, entre ellos su hermano mayor.

Fuentes próximas a la investigación han señalado que aun cuando la Ertzaintza efectuó las siete detenciones a los pocos minutos de acontecer los hechos, todavía mantiene abierta una investigación para identificar y localizar a otros individuos que pudieron haber tenido una participación directa en los incidentes.

Este martes, funeral

Tras la realización este lunes de la autopsia, el cuerpo del fallecido fue conducido al tanatorio de Benta Berri, en el barrio del Antiguo, donde fue velado por familiares y amigos. El funeral tendrá lugar este martes, a partir de las siete de la tarde, en la iglesia parroquial de San Ignacio, en el barrio de Gros.

Las muerte del joven ha generados gran conmoción no solo en Donostia y Gipuzkoa, sino también en la comunidad autónoma así como en el resto del Estado, además, una reacción de solidaridad con los familiares y amigos.

Este lunes, los donostiarras expresaron su repulsa por lo sucedido. Varios cientos de personas secundaron un llamamiento realizado por el Ayuntamiento de la capital. Al acto, que tuvo como escenario los jardines de Alderdi Eder, asistieron los concejales del consistorio de la capital con su alcalde, Eneko Goia a la cabeza. También acudieron la presidenta del Parlamento Vasco, Barkatxo Tejeria, miembros de la Diputación y junteros. Destacó la presencia de un grupo de amigos de Santi llegados de la localidad cántabra de Reocín, donde el menor residía con su padre. Tras esta primera concentración tuvo lugar otra convocada por amigos de la víctima a través de las redes sociales.

Información relacionada