El primer hotel gay de Euskadi toma forma

Tras la Semana Santa comenzará el derribo de la fachada para levantar el nuevo hotel. /USOZ
Tras la Semana Santa comenzará el derribo de la fachada para levantar el nuevo hotel. / USOZ

La cadena Axel, que prevé abrir su establecimiento en San Sebastián dentro de un año, no descarta implantarse también en Bilbao

AINGERU MUNGUÍASAN SEBASTIÁN

El Hotel Axel San Sebastián, el primero en Euskadi dirigido específicamente al cliente LGTB, abrirá sus puertas el año que viene en la capital guipuzcoana. El Ayuntamiento acaba de conceder la licencia de obras para su ubicación en la parcela que ocupó en su día la residencia del Cuerpo Nacional de Policía de Amara Viejo. La cadena, que este año abrirá su octavo establecimiento en Miami, se encuentra en plena expansión y otra de las ciudades en la que ha puesto sus ojos es Bilbao, según confirmó su fundador y presidente, Juan Juliá.

Durante la primavera del año que viene se pondrá en funcionamiento en la calle Amara 26 este hotel de la cadena Axel con 100 habitaciones y categoría cuatro estrellas. La novedad dentro del 'boom' hotelero donostiarra es la tipología del establecimiento, dirigido a un cliente potencial específico. La cadena Axel está orientada directamente a la comunidad gay, aunque admita en sus alojamientos a todo tipo de clientes al margen de su orientación o condición sexual porque «lo que prima en nuestros establecimientos es el respeto por encima de todo», explica Juliá. «Así como hay hoteles que se declaran 'gayfriendly', nosotros nos dirigimos al cliente LGTB y consideramos bienvenidos a los heterosexuales. Estamos abiertos a todo el mundo. Queremos que aquí se sienta todo el mundo como si estuviera en su casa. Si un turista se encuentra cómodo con el público gay nosotros estaremos encantados de recibirle». La única restricción para alojarse en el hotel será la que se deriva del «adults only», por lo que en el establecimiento no se admitirán niños.

La cronología del proyecto tiene su historia. El edificio de la calle Amara 26, antigua residencia de agentes del Cuerpo Nacional de Policía, quedó sin uso tras el cierre del cuartel de Aldapeta. El Ministerio del Interior llevaba años intentando su enajenación, pero la crisis hizo difícil casar oferta y demanda para un bloque que fue tasado en 2011 en 13 millones de euros. El Estado vio cómo, uno tras otro, los concursos de venta quedaban desiertos y fue bajando de precio. En una subasta pública en febrero del año pasado un promotor de Tolosa (Igara 46 S.L.) se hizo con el edificio al precio de 8.870.000 euros. El empresario valoró la seriedad, el interés y las garantías que aportó Axel y el acuerdo se fraguó el verano pasado. En agostó se solicitó al Ayuntamiento la licencia para el derribo parcial, manteniendo la estructura, y la reconstrucción del edificio. Tras los pertinentes informes técnicos, la semana pasada el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos (PSE), firmó la licencia de obra mayor.

Gran parte de la demolición interior ya se ha efectuado y pasada la Semana Santa comenzará el derribo de la fachada, según ha podido saber este periódico. Los trabajos los ejecutará Construcciones Iturrioz. La promotora Igara 46 SL se mantendrá como propietaria de la parcela y Hoteles Axel explotará el edificio mediante un contrato de alquiler a 20 años.

¿Cómo será el hotel? «Muy parecido al de Barcelona», asegura Juan Juliá. «Tratamos de que cada establecimiento tenga una personalidad propia y en el de San Sebastián los interioristas van a jugar con los tonos metálicos, en «un guiño a la tradición vasca» del hierro y el acero. Los baños no estarán tan expuestos a las miradas del conjunto de la clientela, como lo están en el hotel de la Ciudad Condal, porque el edificio donostiarra da a un patio de manzana y no a un patio interno del hotel, pero Juliá asegura que «las habitaciones darán un juego divertido» al desaparecer los compartimentos.

80% de ocupación media

En la terraza se ubicará un skybar con una pequeña piscina (jacuzzi) y solarium, las cinco plantas superiores se destinarán a las habitaciones y en la planta baja se distribuirá la recepción, el hall, un salón comedor y el bar-restaurante. La primera planta sótano dispondrá de gimnasio con «spa, salas de masaje, zona de relax y baño turco». El hotel ofrecerá un servicio de aparcamiento con 20 plazas de garaje en la misma parcela y otras 30 plazas más en el solar de al lado donde se ubica el supermercado Eroski. «El precio medio de las habitaciones será de 115-120 euros», afirma Juliá, quien se ha marcado como objetivo lograr una ocupación media el primer año del 80%.

El promotor cree que la obra podría concluir en la Semana Santa del próximo año, aunque Axel se marca como objetivo abrir el hotel para comienzos del verano de 2019. En la actualidad Axel dispone de siete establecimientos: dos en Berlín y dos en Barcelona, uno en Madrid, Ibiza, y otro Canarias, pero a finales de año abrirá uno en Miami. San Sebastián será, pues, el noveno hotel de una cadena que se encuentra en plena expansión. Juliá no oculta que están mirando nuevas ciudades que susciten interés para su público potencial, una de ellas Bilbao porque comparte con San Sebastián algunas características como foco de atracción cultural y su respeto a la comunidad LGTB. «La comunidad gay es muy bien recibida en Euskadi, se encuentra cómoda en sus calles, y por eso nos interesó a nosotros».

Pero las apuestas de crecimiento de Axel no se quedan ahí. Este otoño el grupo iniciará su incursión en el sector de los cruceros con un viaje por el Mediterráneo dirigido al publico gay con salida y llegada a Barcelona del 29 de septiembre al 6 de octubre.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos