La Policía Local de Valencia retiene el autobús de HazteOír

Un grupo de jóvenes arranca por la fuerza los vinilos del autobús./CONSUELO CHAMBÓ
Un grupo de jóvenes arranca por la fuerza los vinilos del autobús. / CONSUELO CHAMBÓ

Los agentes han conducido el vehículo a la central de la Policía Local para retirar los vinilos publicitarios

MAR GUADALAJARAValencia

El autobús de la organización HazteOír ha sido inmovilizado este martes por la Policía Local de Valencia. Según fuentes municipales, el autocar, que tenía previsto circular por las calles de la ciudad, ha sido detenido en la zona del Palacio de Congresos y se le ha requerido la documentación.

La Policía Local ha conducido el vehículo a la central de policía para retirar los vinilos publicitarios. Según fuentes municipales, el autobús incumple el Reglamento General de Vehículos. La condición técnica que incumple es la instalación de láminas adheridas a las superficies acristaladas que constan como salida de emergencia. Esto es un defecto grave según el Manual de Procedimiento de Inspección de las Estaciones ITV.

Antes de arrancar el autobús y mientras realizaban las declaraciones ante los medios, un grupo de jóvenes ha arrancado por la fuerza los carteles del vehículo y ha lanzado naranjas mientras gritaban: «Fascistas no os queremos en estos barrios». La tensión entre manifestantes y los integrantes de HazteOir ha ido creciendo con insultos, reproches y malos gestos, que han terminado cuando han llegado varios furgones de la Policía Local y los agentes han calmado los ánimos.

Con el mensaje #StopFeminazis, HazteOír exige derogar las leyes de género, en concreto la Ley de Violencia de Género y las Leyes LGTBI autonómicas. La organización ha anunciado que sus servicios jurídicos valoran una querella contra el alcalde Joan Ribó porque consideran que un político «no tiene la potestad para tomar estas decisiones y eso lo tendría que decir un juez». La organización de Ignacio Asuaga asegura que la actuación de inmovilizar su autocar «es una cuestión ideológica porque hasta ahora en ninguna otra ciudad nos habían prohibido circular».

Ordenanza de publicidad

La concejala Anaïs Menguzzato ya había anunciado el lunes en declaraciones a LAS PROVINCIAS sus intenciones respecto al paso del vehículo por la ciudad: «El autobús que pretende hacer propaganda en nuestra ciudad está vulnerando la ordenanza de publicidad, no está autorizado para circular por Valencia, y además contiene un mensaje inaceptable en la España del siglo XXI», por lo que sería denunciado por «un delito de odio».

La responsable de la Policía Local de Valencia manifestó así que en Valencia «no son bienvenidos aquellos que promueven el odio y aquí trabajamos por la igualdad y por las mujeres, para que dejen de ser víctimas de la violencia machista».