La pócima de los balleneros vascos

Los marineros consumían tres litros de sidra diarios para evitar enfermedades como el escorbuto

AINHOA MÚGICA

La sidra era la medicina de los marineros vascos. La pócima mágica gracias a la cual la tripulación se mantenía sano sin contraer enfermedades como el escorbuto. Las bodegas de los barcos iban repletas de barricas de sidra y se calcula que cada marino consumía una media de tres litros de sidra al día.