Los pisos turísticos que no se inscriban en el registro de Euskadi podrán ser multados con hasta 100.000 euros

Un grupo de turistas se dirige al Casco Viejo./IGNACIO PÉREZ
Un grupo de turistas se dirige al Casco Viejo. / IGNACIO PÉREZ

El Gobierno vasco quiere ampliar su control sobre estos alojamientos y persuadir con esta dura medida a los propietarios para evitar que operen fuera de la legalidad

TERRY BASTERRA

La oferta turística, como la sociedad, ha cambiado y el Gobierno vasco ha tenido que revisar su normativa para adaptarse a la nueva realidad. Las viviendas turísticas son una propuesta de alojamiento en auge y precisaban una mejor regulación autonómica. Una manera de conseguirlo es con la entrada este jueves entra en vigor el nuevo decreto de Registro de Empresas y Actividades Turísticas de Euskadi (REATE) que amplía las diferentes tipologías de empresas y hospedajes turísticos en Euskadi. Lo hace para incluir a estos pisos y habitaciones cuyo alquiler a través de plataformas de internet se ha generalizado. Y la norma es rotunda. Aquellos alojamientos con fines turísticos que no se inscriban en este nuevo registro podrán ser sancionados hasta con 100.000 euros.

En el REATE debe darse de alta todos los negocios que ofrezcan la opción de hospedaje. Aquí entran hoteles, pensiones, apartamentos turísticos, agroturismos, casas rurales, albergues y campings, pero también otras modalidades de acampada como las que se llevan a cabo en áreas naturales o las zonas de autocaravanas. Quedan fuera, al menos por el momento, otros espacios para pernoctar al aire libre previstos en la Ley de Turismo pero que aún carecen de regulación y, por tanto, no pueden ser registrados. Se trata de los lugares de «acampada de titularidad pública» y las zonas habilitadas para dormir en los eventos musicales y deportivos.

El Gobierno vasco asegura que este registro tiene como finalidad dotar a las administraciones de un instrumento para poder llevar a cabo una detallada ordenación turística, inspección y control de los establecimientos, así como verificar que están cumpliendo la normativa vigente en la materia. Pero también quiere persuadir con esta sanción considerable a aquellos propietarios para evitar que se planteen operar sus negocios fuera de la legalidad.

La norma también les permitirá poder ofrecer información sobre las empresas de este sector que operan en el País Vasco y de los alojamientos con los que cuenta el territorio a aquellas personas que lo soliciten.

Se trata, en esencia, de poder realizar una supervisión más detallada de las condiciones mínimas de calidad que ofrecen todas las viviendas para su alquiler por días o semanas en Euskadi, pero también dotar a estos negocios y a sus inquilinos de una mayor seguridad jurídica.

Capacidad máxima

Este nuevo decreto complementa otros pasos que se están dando el Ejecutivo para actualizar la Ley de Turismo de 2016. Entre ellos está el que estos pisos luzcan un distintivo en la entrada. También que los propietarios deban presentar en este nuevo registro la declaración responsable de inicio de actividad y la capacidad máxima de personas que pueden pernoctar en el apartamiento. Deben contar a su vez con el documento municipal que acredita que cumplen la normativa. Los alojamientos ya inscritos en el registro vasco tendrán un plazo de seis meses para actualizar aquella documentación que sea necesaria, según avanzó hace ya un año el Gobierno vasco.

La proliferación de pisos turísticos en Euskadi sigue al alza. En la comunidad hay contabilizados 2.880 inmuebles de estas características que cumplen la legalidad. Dos tercios de ellos se encuentran en Gipuzkoa, provincia que ha registrado en lo que llevamos de año el mayor número de nuevas altas. Entre enero y junio han comenzado a funcionar en este territorio 241 nuevos pisos turísticos, por los 174 que ha sumado Bizkaia por apenas una docena en Alava.