«Más que un periodista, Mikel Ayestaran es un cooperante periodista»

El lehendakari hace entrega al periodista Mikel Ayestaran el premio Ignacio Ellacuría en la Lehendakaritza./Rafa Gutiérrez
El lehendakari hace entrega al periodista Mikel Ayestaran el premio Ignacio Ellacuría en la Lehendakaritza. / Rafa Gutiérrez

El lehendakari, Iñigo Urkullu, entrega al corresponsal de EL CORREO en Jerusalén el premio Ignacio Ellacuría. «Personas como Mikel nos permiten vislumbrar un mundo más humano y mejor», ha destacado

Jorge Barbó
JORGE BARBÓ

Él está mucho más acostumbrado al estruendo de las bombas, a los gritos de puro terror, a los llantos desconsolados de las víctimas que a los aplausos. «Este no es mi sitio», ha reconocido mientras las autoridades, mientras representantes de la política y la sociedad vasca le dedicaban una larga ovación; una de esas que, más que a la impostura del protocolo, sonaba a sinceridad. A esa misma verdad que se esfuerza en transmitir en estas páginas. El periodista Mikel Ayestaran, corresponsal de EL CORREO en Jersualén, ha recibido este lunes en Vitoria el premio Ignacio Ellacuría de Cooperación a propuesta de la ONG Save the Children.

«Mikel ha demostrado ser un activista por la solidaridad y la cooperación. Más que un periodista, es un cooperante periodista», ha alabado el lehendakari, Iñigo Urkullu, que ha sido el encargado de entregar el galardón al reportero guipuzcoano en un acto que se ha celebrado este mediodía en la Lehendakaritza. En su discurso, Urkullu ha destacado el papel de Ayestaran como un «modelo que, al igual que Ignacio Ellacuría y René Cassin (jurista francés, de Bayona, uno de los redactores de la Declaración de los Derechos Humanos) nos permite vislumbrar un camino de esperanza y solidaridad para un mundo más humano y mejor».

'Fake news' y populismos

En un discurso en el que el lehendakari también ha alabado el «compromiso vital» del premiado, ha abogado por «una sociedad de valores, compromiso y solidaridad». «No estamos abocados a un escenario sin valores, de crispación e insolidaridad y pos-verdad,falta de rigor o 'fake news'». A esas noticias falsas que, como termitas, carcomen la realidad, también se ha referido Ayestaran, que ha recibido el premio Ignacio Ellacuría «con orgullo y con la responsabilidad por asumir los valores que representa».

«Estamos en la era de las 'fast news' y de la 'fast politics', queremos respuestas inmediatas que no nos obliguen a pensar», ha destacado el reportero, que ha ligado este panorama «con el triunfo de populismos como el que representa Donald Trump». «Cooperantes y periodistas tenemos un enorme trabajo por delante», ha remachado.

Ayestaran (Beasain, 1975) está especializado en zonas de conflicto y ha trabajado desde 2006 en países como el Líbano, Irak, Irán, Siria, Afganistán, Pakistán, Túnez, Libia, Egipto, Yemen, Israel y Palestina. Desde enero de 2015 tiene fijada su residencia en Jerusalén. Sus últimos dos libros son «Las cenizas del Califato» y «Oriente Medio, Oriente Roto». También recibió en 2017 el V Premio Internacional de Periodismo Cátedra Manu Leguineche.