Partidos y grupos feministas se felicitan por el «éxito» de una movilización «histórica»

Decenas de miles de mujeres participaron el viernes en las manifestaciones convocadas en Bilbao./borja agudo
Decenas de miles de mujeres participaron el viernes en las manifestaciones convocadas en Bilbao. / borja agudo

Emakunde resalta que ha quedado «clara» la reclamación de «una sociedad igualitaria y libre de violencia contra las mujeres»

Marta Fdez. Vallejo
MARTA FDEZ. VALLEJO

El movimiento feminista demostró el viernes «su fuerza», el «hartazgo de las mujeres» ante las desigualdades y la «necesidad de hacer visibles» sus reclamaciones en las calles. Son algunas de las valoraciones que hicieron ayer partidos políticos y organizaciones feministas de una jornada que calificaron de «histórica» para la lucha por los derechos de las mujeres. Se felicitaron por el «éxito» de las multitudinarias manifestaciones de Bilbao, donde 50.000 personas colapsaron el centro de la ciudad por la tarde y otras 30.000 se sumaron a la marcha de la mañana, y de las movilizaciones de Vitoria, San Sebastián y un reguero de localidades vascas que celebraron todo tipo de actos reivindicativos.

La directora de Emakunde, Izaskun Landaida, resaltó «el carácter histórico» de la jornada del 8 de marzo y felicitó a todas las mujeres por «la muestra de empoderamiento colectivo que supuso». La responsable del Instituto Vasco de la Mujer remarcó que ha quedado «claro» que la ciudadanía «reclama una sociedad igualitaria y libre de violencia contra las mujeres».

Los partidos vascos, a excepción del PP, expresaron su satisfacción por el seguimiento de la huelga feminista y alertaron del riesgo de «frivolizar» sobre la gravedad del problema de la violencia machista «por parte de algunas formaciones de derechas». PNV, EH Bildu, Elkarrekin Podemos y PSE-EE, en declaraciones a Radio Euskadi, coincidieron en que era necesario parar el 8 de marzo para evidenciar en las calles «el hartazgo de las mujeres» por las situaciones de desigualdad que soportan, al tiempo que coincidieron en valorar la «alta participación» de las jóvenes en las marchas convocadas en las ciudades vascas.

Leixuri Arrizabalaga, del PNV, dijo que las movilizaciones demuestran «que hay una toma de conciencia por parte de las mujeres de que hace falta salir a la calle, reivindicar y hacerse oír». Advirtió que los derechos conseguidos «nunca están consolidados y hay que mantenerse en pie y alerta cada día porque en cualquier momento se puede retroceder».

«Tremendamente emocionada» se mostró Oihana Etxebarrieta (EH Bildu) por el resultado del 8-M y por el hecho de que «los partidos tengan que poner en el centro del debate electoral las propuestas del movimiento feminista». Reivindicó el concepto de «feminismo radical» del paro porque éste «quiere ir a la raíz del problema de la desigualdad». Permite visibilizar lo que supone, por ejemplo, «que las mujeres hagan huelga de cuidados», y las diferencias «salariales y en roles» en este tipo de trabajos.

«Han hecho historia y convertido España en un ejemplo para el mundo» Pedro sánchez

«Infinito orgullo»

La representante de Elkarrekin Podenos Eukene Arana confesó haber sentido «infinito orgullo» al ver a las mujeres que se manifestaron el viernes «por otras compañeras que no podían hacerlo». «El movimiento feminista ha dado una lección», alabó, ha mostrado su «capacidad y pluralidad» para sacar a la calle el «hartazgo ante las políticas patriarcales».

Desde el PSE-EE, Alexia Castelo, coincidió en que la lucha feminista ha mostrado «su buena salud» e incidió en que «lo que llevamos dentro es una rabia inmensa cuando nos agreden por ser mujeres, cuando la precariedad es femenina y cobramos menos». Advirtió que este movimiento «no se puede convertir en un arma electoral», al tiempo que pidió que algunos candidatos a la presidencia del Gobierno «no manipulen desde la derecha porque esto no va contra los hombres».

«Se ha demostrado la toma de conciencia de las mujeres, que hace falta salir a la calle y hacerse oír» pnv

Por su parte, el presidente del Gobierno y líder socialista, Pedro Sánchez, declaró que las españolas «hicieron historia» el viernes con sus movilizaciones y convirtieron al país en «ejemplo para todo el mundo». «Queremos una España feminista porque el feminismo no es un concepto ideológico, es igualdad y democracia», destacó. La portavoz del PSOE, Isabel Celaá, opinó que es una «pena» que el PP no participara en la jornada aunque se mostró convencida en que «tendrá finalmente que incorporarse» en la lucha por la igualdad. La parlamentaria popular vasca Laura Garrido defendió que los derechos de las mujeres «deben reivindicarse a diario» y, por ello, exigió respeto hacia quienes, como ella, escogieron no hacer huelga.

El bulo de Vox de la agresión feminista a tres chicas

Vox Baleares admitió ayer que su denuncia de la agresión por parte de feministas a tres chicas en Son Servera por negarse a ponerse un lazo del 8-M es un «bulo». «Lamentó» la falsa información y la atribuyó a «la mala fe de una vecina» de esa localidad mallorquina. Según explicó la formación en un comunicado -y después de que varios medios publicaran que no existía denuncia real en ninguna oficina de los cuerpos de seguridad del Estado-, fue la madre de una de las niñas la que comunicó a Vox el ataque a su hija y a dos amigas. Responsables del partido en Mallorca trataron de ponerse en contacto con la mujer y, al no tener respuesta ni poder confirmar la denuncia, comunicaron que entendían «que todo ha sido una mentira urdida con la intención de obtener un afán de protagonismo menoscabando la credibilidad» del partido.