El Parlamento vasco pide la activación del TAV

Obras del Tren de Alta Velocidad en Usansolo, hace unos años. /Jordi Alemany
Obras del Tren de Alta Velocidad en Usansolo, hace unos años. / Jordi Alemany

El PNV considera que este proyecto, cuya finalización está prevista para 2023, «es de todo Euskadi», mientras que PSE y PP lo califican como «necesario» e imprescindible»

Laura González
LAURA GONZÁLEZBilbao

Faltan cuatro años para que, supuestamente, el Tren de Alta Velocidad (TAV) sea una realidad en Euskadi. Pero lo cierto es que muy pocos confían en que esta imponente infraestructura esté terminada para esa fecha, en 2023. Un proyecto señero que, por las claras desavenencias en el Gobierno central, atraviesa su enésimo retraso. La rotura del pacto y la convocatoria de nuevas elecciones ha dejado al País Vasco sin recibir los 469 millones de euros que figuraban en los Presupuestos Generales del Estado, de los cuales 243 irían directamente destinados a la 'Y'.

Una obra que en el último pleno del Parlamento vasco volvió a ponerse sobre la mesa, con el acuerdo de la mayoría para acelerar los plazos y tratar de que siga adelante lo antes posible. Esto se produjo en el transcurso de una moción del Partido Popular referente a la aprobación del proyecto de ley de movilidad sostenible. Su petición no fue otra que la de «activar» las obras, alegando que el TAV es algo «imprescindible», atendiendo al carácter intermodal que proclaman los nuevos usos del transporte en las ciudades y los territorios. «Instamos al Gobierno vasco a que utilice todas las herramientas que están en su mano», ha declarado María del Carmen López de Ocariz, una de las parlamentarias del PP, recordando que las obras conllevan el soterramiento de la estación ferroviaria tanto de Bilbao como de Vitoria, entre otras cosas.

En pleno debate, José Ramón Becerra, de Elkarrekin Podemos, ha mostrado su disconformidad con la 'Y' vasca alegando que se trata de un «servicio para una minoría privilegiada», y un medio de transporte «insostenible». Por su parte, el PSE, que gestiona en los tres territorios los asuntos de movilidad, ha asegurado que para ellos en todo momento ha sido «una prioridad» y que trabajarán para que se lleve a la práctica dentro de los tiempos marcados. «Siempre hemos apostado por el TAV, al igual que José Luis Ábalos (ministro de Fomento). Adecuaremos los Presupuestos Generales del Estado para hacer frente a todo lo relativo a este proyecto», ha aseverado Eneko Andueza, dando quizás por hecho que se mantendrán al frente del gobierno nacional tras las elecciones del próximo 28 de abril.

Cinco tramos en ejecución

El último en tomar la palabra antes de que se produjera la votación ha sido Javier Tellería, parlamentario del PNV, quien ha querido dejar claro al comienzo de su intervención el visto bueno de su partido a este asunto. «Que el Gobierno vasco pida al central que agilice y acelere la 'Y' vasca es lo que llevamos haciendo con todos los gobiernos que han ido pasando por Madrid. Es un proyecto que entendemos que es de todos, de todo el pueblo vasco». Tras ello, los presentes en la cámara han aprobado esta propuesta por mayoría, con 45 votos a favor y 27 en contra.

Hace apenas un mes, el propio lehendakari Iñigo Urkullu ya declaró que si el TAV no estaba terminado en 2023, «no sería su responsabilidad», refiriéndose al Gobierno vasco, recordando que 12 de los 17 tramos que fueron asumidos en Euskadi «ya están terminados y el resto, en ejecución». Al igual que Eneko Andueza, también mencionó las palabras de Ábalos, prometiendo que «el Gobierno vasco pondrá toda su implicación» para que se cumpla la fecha.