El Parlamento abordará en una ponencia cómo reparar a las víctimas de abusos sexuales prescritos

El Parlamento abordará en una ponencia cómo reparar a las víctimas de abusos sexuales prescritos

Afectados y expertos relatarán sus experiencias en el grupo de trabajo, que se creará dentro de dos meses

Eva Molano
EVA MOLANO

El Parlamento vasco ha acordado por unanimidad crear en el plazo de dos meses una ponencia en el seno de la Comisión Derechos Humanos e Igualdad, en la que víctimas de abusos sexuales prescritos y expertos relatarán sus experiencias y visiones. Después, los políticos y los técnicos elaborarán un estudio en seis meses que abordará la mejora de la prevención, detección precoz y protección de los menores. La ponencia también pretende comprender los factores sociales, políticos y culturales que pudieron habilitar a que se produjeran, prolongaran e ignorasen los abusos, y explorará vías de reparación para las víctimas que padecen secuelas de diferente índole y grado.

Los parlamentarios también pedirán a los medios que se difunda el trabajo de Zeuk Esan, el servicio de atención telefónica gratuita a menores, que no deja rastro y al que también pueden acudir los adultos con sospechas. La propuesta de crear la ponencia, que se debatió en la presencia de víctimas de abusos sexuales y sus familiares, partió de Elkarrekin Podemos y fue completada por el resto de grupos. Eukene Arana, de la formación morada, defendió el gran paso adelante dado por el Parlamento en la creación de esta ponencia de estudio, prevención y reparación de los abusos, que hará de la sociedad un espacio «donde la verdad no prescriba». «Se trata de un salto sin precedentes, el camino correcto para sanar heridas». A su juicio, el abuso sexual infantil es una de esas violencias que existen por las «desigualdades presentes en nuestra sociedad y su modelo patriarcal y adultocéntrico. No son episodios aislados y no deben quedar escondidos en la privacidad».

La parlamentaria hizo una referencia a los plazos de prescripción de los delitos, que no siempre responden a las necesidades, al igual que la capacidad para escuchar y arropar a las víctimas. Desde EH Bildu, Oihana Etxebarrieta aseguró que «no vamos a volver a mirar para otro lado y vamos a cambiarlo todo» ya que se podrá «reformular, sobretodo, lo que hemos estado haciendo mal». La socialista Natalia Rojo, mientras, expuso que «se hablará de culpables, silencio e invisibilidad, porque el silencio ha sido el mayor protagonista todo este tiempo y ha amparado a los delincuentes. Nos comprometemos a la verdad, la justicia y la reparación». Y desgranó algunas carencias del sistema, que como que solo el 15% de los abusos se denuncian y que el 70% no llega a juicio. El 86% de los menores, además, tienen que declarar delante del autor.

Sufrimiento

«Es fundamental crear protocolos y la reforma proceso judicial, para que se respete los derechos del niño y juicios rápidos», sugirió. «Vamos a romper la conspiración del silencio», dijo. Desde el PNV, Eva Juez Garmendia expuso que «esperamos sacar a la luz la verdad, que no se vuelvan a repetir casos de este tipo y decir a las víctimas que no están solas. Su sufrimiento tiene que ser reconocido para su desarrollo».

De forma paralela, y además de constituir esta ponencia, el Parlamento también instará al Gobierno vasco a poner en marcha la Proposición no de Ley aprobada en el Parlamento el 20 de diciembre de 2018, 124/2018, relativa a las violencias sexuales contra la infancia y adolescencia y la Proposición no de Ley aprobada en la Comisión de Derechos Humanos e Igualdad el 5 de junio de 2017, 85/2017, para crear una ponencia con el encargo de realizar un informe de evaluación con recomendaciones sobre las políticas contra la violencia hacia los menores. Carmelo Barrio, parlamentario popular, expresó que aunque estas proposiciones ya dibujaban el camino, como analizar los deberes pendientes, la prevención, protocolos, cómo resarcir a las víctimas o reforzar las inspecciones, «de ninguna manera nos vamos a negar a seguir conformando ámbitos de análisis. Todos queremos que esas actitudes no se repitan». También pidió una reflexión. «Qué fácil y emocionante es hablar deslegitimar las violencias contra las menores, sin deslegitimar aquella que acabó con tantos niños y adolescentes y arruinó sus vidas, el terrorismo», aseguró.