Lo que parecía un vídeo de risa acaba con un final impactante