«Parad, parad», suplicó la víctima de la 'nueva Manada' de Callosa

«Parad, parad», suplicó la víctima de la 'nueva Manada' de Callosa

El abogado de la chica dice que el vídeo prueba que los agresores sabían lo que hacían: «Cuando repetía 'no', le tapaban la boca con la mano»

A. A. MARRAHÍ

La presunta violación grupal de Callosa d'En Sarrià (Alicante) durante la pasada Nochevieja se revela más y más siniestra cada día que pasa, con el foco esta vez puesto en el vídeo que los acusados realizaron mientras al parecer estaban abusando de su víctima, extranjera de 19 años. Su abogado, Francisco González, ha explicado que la grabación dura 5 minutos y en ella la joven repite «parad, parad». González cree que los miembros del grupo «sabían lo que hacían porque hablan y se coordinan. Y cuando la chica decía 'no, no, no', le tapaban la boca con la mano o alguna tela». Incluso, se ve como la joven se resistió a mordiscos.

El letrado cree que hubo premeditación para llevarla a un grado de intoxicación que anulara su voluntad. Sus recuerdos son borrosos. «Le vienen fogonazos de aquel día», manifestó, y lo último que recuerda fue cuando, tras cerrar el local de Benidorm donde se hallaba fue a un domicilio de la localidad para seguir bebiendo. A partir de ahí, todo se le desdibuja. En opinión de González, desde allí la trasladaron ya narcotizada a la vivienda de Callosa d'En Sarrià donde sucedieron los hechos.

El letrado pedirá para cada uno de los cuatro «al menos» 15 años de prisión por un delito continuado de agresión sexual completa en grupo y por su presunta cooperación necesaria en las agresiones de los otros tres. Además no descarta ampliar la acusación a un testigo del piso de Benidorm al que acudieron los detenidos y la víctima antes de trasladarse a Callosa, al considerar que previo lo que iba a ocurrir por la actitud del grupo y, pese a todo, no los denunció a las fuerzas de seguridad. «El caso está claro -dice- y los inculpados no van a escapar de la acción de la Justicia».

Los acusados -uno de ellos hermano de la joven que denunció lo ocurrido, propiciando así su arresto- han mantenido en todo momento que se encontraban bajo los efectos del alcohol y las drogas y que no recuerdan «nada» de lo sucedido.

Investigación abierta

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación sobre los cuatro detenidos con la sospecha de que podrían ser autores de, al menos, otros dos casos similares. Los agentes no descartan que aparezcan más violaciones o abusos en próximas fechas. El instituto armado ya ha atribuido formalmente a uno de los arrestados, un joven de 22 años, otro presunto abuso sexual cometido en octubre. En esta ocasión, convenció a una chica para que se subiera a su coche y luego realizó tocamientos sin consentimiento e incluso trató de bajarle los pantalones. La víctima no denunció entonces, pero sí ha declarado a raíz del último caso de la ya bautizada 'nueva Manada'.

Más información