«Los padres se fijan en la empleabilidad, pero hay ideas no muy acordes con la realidad»

Alumnos interesados por las ciencias de la salud en los 'stands' del paraninfo de la UPV./Jordi Alemany
Alumnos interesados por las ciencias de la salud en los 'stands' del paraninfo de la UPV. / Jordi Alemany

La rectora de la UPV/EHU, Nekane Balluerka, pide que alumnos y progenitores se asesoren con tiempo antes de elegir un grado

IRATXE BERNAL

La Universidad del País Vasco ha celebrado este sábado en Bilbao la Feria de Orientación, una iniciativa que tiene como principal objetivo dar a conocer todo su abanico formativo a los alumnos que acaban Bachillerato y que dentro de pocos meses se enfrentarán a la temida Selectividad. Sobre todo para aquellos que dudan entre varias carreras u optan a grados donde se exigen unas notas más que altas para acceder a una plaza sin saber muy bien a lo que se van a enfrentar. La cita reunió a centenares estudiantes, un público que no dudó en llenar la Facultad de Economía y Empresa y el Bizkaia Aretoa, las dos sedes escogidas para distribuir los 'stands' con información de un total de 90 grados. En Sarriko estaban los dedicados a Artes y Humanidades, Ciencias Sociales y Jurídicas, Ingeniería y Arquitectura y la facultad de Ciencia y Tecnología, mientras que el paraninfo mostraba los de Ciencias de la Salud.

«La acogida es siempre muy buena porque les sirve para plantear preguntas directas sobre los itinerarios de cada grado. Es especialmente útil para quienes dudan entre tres o cuatro opciones, aunque yo aconsejaría que también viniese el alumnado de primero de Bachillerato», explicaba Nekane Balluerka, rectora de la UPV/EHU, en su visita al Bizkaia Aretoa. Y lanzó un mensaje claro a los estudiantes con el fin de no dejar para última hora una decisión que marcará sin duda el futuro de estos jóvenes. «En vez de ir a los puestos de cada una de las facultades, donde se atienden preguntas más concretas, pueden ir a las charlas y conocer las salidas laborales en áreas de las que igual aún no tienen referencias y por las que pueden empezar a interesarse. Después, el año que viene, pueden volver para afinar más su elección y enterarse también de todo lo relacionado con las becas, los alojamientos, los transportes, el programa Erasmus...».

Eso sí, Balluerka también se dirigió a los progenitores: «Es verdad que quienes preguntan por la empleabilidad de los grados son los padres. Nosotros publicamos en la web las estadísticas de Lanbide y recomiendo que las miren, porque a veces tenemos ideas preconcebidas no muy acordes con la realidad, y desde luego no es en lo más se fija un alumnado tan joven», subrayó la rectora.

Padres e hijos recorrieron los puestos en busca de información. / Jordi Alemany

Mientras la máxima responsable de la UPV/EHU daba estos consejos, cientos de estudiantes recorrían los 'stands'. Dos madres, Marisa y Marta, esperaban turno para preguntar «un par de cosillas» en la zona habilitada por la facultad de Derecho. Oier, el hijo de Marisa, quiere estudiar Criminología, «pero en cuanto hemos llegado se ha juntado con compañeros de clase y están un poco de expedición, dando vueltas por aquí y cogiendo folletos. No sé con que idea volverá a casa, pero estoy convencida de que ni ha preguntado por la nota que hace falta, ni dónde se hacen las prácticas o si luego va a poder encontrar trabajo», explicaba resignada la madre.

«Para lo bueno y lo malo»

En la actualidad, la UPV/EHU ofrece 90 grados. Entre los que van ganando terreno están los que ofrecen la opción de lograr la titulación en algunas universidades extranjeras -una treintena-, los doble grados -hay ocho- y los que ofrecen formación dual, que el curso que viene ascenderán a seis. «Es muy enternecedor verles por aquí, casi casi como sardinillas frescas», reían ante el barullo los responsables del 'stand' de orientación universitaria. «Están muy emocionados porque entrar hoy a la facultad les hace darse cuenta de que dentro de muy poco van a dar un salto importante, de que van a ser mayores de edad y sus padres no van a estar encima de ellos. Para lo bueno y para lo malo».