Este contenido es exclusivo para suscriptores

Navega sin límites desde 4,95€ al mes y además este mes podrás ganar una Smart TV con tu suscripción

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Pablo Ibar, un proceso judicial condicionado por una imagen de vídeo

En la derecha, una captura del vídeo grabada en el lugar de los hechos, y su comparación con Ibar. La defensa sostiene que hay manipulación./
En la derecha, una captura del vídeo grabada en el lugar de los hechos, y su comparación con Ibar. La defensa sostiene que hay manipulación.

La Fiscalía ha basado siempre su solicitud de la pena capital para Ibar en la grabación donde se ve a un joven de aspecto latino

G. L. | J. P.

El dicho de que una imagen vale más que mil palabras se ha aplicado a rajatabla en el proceso judicial abierto contra Pablo Ibar. Ha sido una imagen, por muy fugaz y borrosa que fuera, la que ha condenado al preso de origen guipuzcoano a pasarse más de media vida en prisión, con la amenaza de la inyección letal durante dieciséis años. La captura de las cámaras colocadas en el lugar del crimen que se le imputa ha condicionado el caso Ibar de inicio a fin.

 

Fotos