La oposición apremia al Gobierno vasco a acelerar el canon contra los pisos vacíos

Vista general de Bilbao./E. C.
Vista general de Bilbao. / E. C.

EH Bildu y Podemos critican que haya que esperar «más de un año» a que el reglamento entre en vigor

JOSÉ DOMÍNGUEZ

En el pleno de control al Gobierno vasco celebrado este viernes, los grupos de EH Bildu y Elkarrekin Podemos en el Parlamento han apremiado al consejero Iñaki Arriola a que acelere los plazos para aplicar la Ley autonómica de Vivienda en lo referente a las medidas para sacar los pisos deshabitados al alquiler. Unas normas a las que el Tribunal Constitucional les ha dado luz verde como son la imposición de un canon o el alquiler forzoso.

Los portavoces de ambos partidos han criticado que haya que esperar «más de un año» a que se desarrolle la ley que regulará estas actuaciones y recuerdan que la intención de la Cámara era acelerar los trámites para que pudiesen entrar en vigor de forma «inmediata». El responsable autonómico ha asegurado que están trabajando con la mayor diligencia posible, pero que hay que ajustarse a los plazos que marca el propio desarrollo de esta normativa, que incluye «procedimientos de consulta y participación, que no son breves».

«No pretendíamos que se hiciese exactamente al día siguiente, pero esperar al desarrollo del reglamento de los pisos deshabitados hasta el segundo semestre de 2019 no nos parece los más rápido posible», remarca el representante de la formación morada, Iñigo Martínez Zatón. A su juicio, «impide» a los ayuntamientos dar pasos por su cuenta y ha lamentado la «indefinición» que rodea a estas medidas . Desde la coalición abertzale, Maider Otamendi ha añadido que se está perdiendo un «tiempo fundamental para afrontar el problema» de los inmuebles deshabitados.

El consejero socialista ha reprochado a ambos partidos las críticas, ya que insiste en que su departamento ha dado prioridad al desarrollo de este reglamento de las viviendas deshabitadas. En ese sentido, ha recordado que ya se avanzó en la encuesta sobre el uso de la vivienda, que determina que en Euskadi hay 20.840 pisos sin ocupar desde hace más de dos años a los que se podría aplicar el canon y, en consecuencia, otras medidas como el alquiler forzoso e incluso la expropiación.

Terminar el texto antes de fin de año

En cualquier caso, ha añadido que todo este tema afecta a «cuestiones muy sensibles, tanto desde la perspectiva social como desde la jurídica, por lo que tenemos que acertar con este decreto». En ese sentido, ha añadido que, dado que quedan muchos pasos por dar, quiere aprovechar este tiempo para integrar «cuantas más sensibilidades sea posible». «Nuestra intención es cerrar un texto final lo más consensuado posible antes de que termine este año para proceder inmediatamente a su tramitación previa a la aprobación por el Consejo de Gobierno», ha añadido.

En este tarea, ha reconocido, será fundamental la colaboración de los ayuntamientos, cuya competencia será exclusiva a la hora de aplicar el canon, que supondrá gravar fiscalmente a los propietarios de pisos vacíos con 10 euros por metro cuadrado al año, cantidad que se puede disparar a los 30 euros si se insiste en no sacar ese inmueble al mercado del alquiler o la venta. «Próximamente vamos a reunirnos con la Asociación de Municipios Vascos Eudel, cuyo papel va a ser clave para el adecuado desarrollo y la efectividad plena del futuro decreto», ha anunciado. En la misma línea, también se ha comprometido a «configurar y articular el apoyo que sea preciso establecer para los ayuntamientos que cuentan con menos medios», para aplicar las medidas que exige la Ley Vasca de Vivienda, que va desde elaborar el censo de inmuebles desocupados a aprobar el registro correspondiente e iniciar los expedientes sancionadores.