Más de 50 agentes de la UCO participaron en la 'operación Strave'

Imágenes del operativo de la Guardia Civil.

Imágenes de la detención de Pedro Nieva, uno de los supuestos implicados en el asesinato del concejal de Llanes

TERRY BASTERRA

La Unidad Central Operativa (UCO), la principal división de la policía judicial de la Guardia Civil, es la responsable de las detenciones realizadas ayer en Bizkaia y Suiza. Los arrestos ponen fin a seis meses de investigación coordinada junto a los agentes de la Benemérita dependientes de la Comandancia de Gijón. Este equipo creado a finales de los años 80 se hace cargo de las investigaciones más espinosas y prolongadas que recaen en el cuerpo.

En tres décadas de historia suman miles de casos resueltos. Entre los más conocidos están el de los asesinatos de Diana Quer o el niño Gabriel. Pero también abordan cuestiones relacionadas con corrupción política, financiación ilegal, blanqueo de capitales o delitos contra el patrimonio. Su labor ha sido esencial en el desarrollo de la Operación Lezo, la Púnica o el caso de los ERE de Andalucía para poder sentar en el banquillo a destacados dirigentes políticos

En la operación Strave cerca de medio centenar de agentes tomaron parte en las detenciones. Llegaron a Bizkaia después de analizar las muestras de ADN recogidas de las uñas del cadáver de Ardines, investigar a las personas que durmieron los días anteriores en los hoteles cercanos a la casa del concejal y cotejar los miles de datos de localización de teléfonos móviles recogidos aquellas jornadas por las antenas del entorno de Belmonte de Pría.

Las detenciones las realizaron de forma coordinada y sin miramientos. Las unidades desplazadas a Bizkaia, fuertemente armadas, derribaron las puertas de las viviendas en las que residían los acusados y se los llevaron arrestados a Asturias. Allí comenzó y concluirá esta investigación.

Información relacionada