Este contenido es exclusivo para suscriptores

Todo el contenido de EL CORREO desde 4.95€ al mes. Disfruta sin límites

logo-correo-on2.svg
Acceso ilimitadoNuevas secciones y más contenidosNueva app exclusiva sin publicidadInteractúa con los periodistasNuevas newsletters de autorOfertas y eventos exclusivos

Murga, la cardióloga del Gobierno vasco

Darpón y Murga, durante una rueda de prensa por la encuesta de Salud 2018./
Darpón y Murga, durante una rueda de prensa por la encuesta de Salud 2018.

La doctora ha compatibilizado la medicina en Basurto, la docencia en la UPV y la vocación divulgativa en materias de salud

Carlos Benito
CARLOS BENITO

No es un requisito para el cargo, ni siquiera se contempla como un mérito a favor de un candidato, pero causa cierta satisfacción que la persona que está al frente del Departamento de Salud del Gobierno vasco sepa salvar una vida en un momento crítico. A Nekane Murga Eizagaechevarría (Bilbao, 1963), que ha relevado como consejera al dimitido Jon Darpón, la casualidad –o el sentido de la oportunidad, quién sabe– la ha puesto varias veces en ese brete cuando no estaba en horario de trabajo. «He presenciado en tres ocasiones cómo alguien se desplomaba y entraba en parada cardiorrespiratoria –relataba a este periódico en 2011– y en las tres he conseguido salvar a la víctima». Al año siguiente, tuvo otra de esas intervenciones con las que ya han acabado bromeando sus amigos: asistía en el Euskalduna a una representación de ópera cuando, en la obertura, una mujer sentada justo detrás se alarmó al ver que su marido se había dormido y no reaccionaba. El hombre sufría un cuadro sincopal del que fue rápidamente atendido por la doctora Murga, que se perdió los dos primeros actos de la ópera. «Estoy creando una leyenda», ironizaba entonces.