Más de un millar de personas se concentran en San Sebastián en repulsa por la muerte del joven agredido

Concentración en San Sebatián por la muerte de un menor tras una pelea. /Lobo Altuna
Concentración en San Sebatián por la muerte de un menor tras una pelea. / Lobo Altuna

El joven falleció este domingo tras estar dos días en coma profundo como consecuencia de la paliza que recibió

SONIA ARRIETA

Centenares de personas se han congregado este lunes en Alderdi Eder para condenar el fallecimiento de Santi Coca tras una pelea en la madrugada del viernes. El acto, convocado por el consistorio, ha servido también para mostrar el duelo de la corporación y la ciudadanía donostiarra con la familia del menor fallecido a consecuencia de la agresión múltiple a que fue sometido, al parecer, por una discusión sobre una cajetilla de tabaco.

Los hechos están bajo investigación de la Ertzaintza y el Juzgado de Instrucción de San Sebastián, que esta misma tarde tiene previsto tomar declaración a los siete detenidos por los hechos.

Un millar de personas se han congregado en los jardines de Alderdi Eder en repulsa por la muerte del menor.
Un millar de personas se han congregado en los jardines de Alderdi Eder en repulsa por la muerte del menor. / Lobo Altuna

El Ayuntamiento de Reocín, el municipio donde vivía el joven, ha fletado un autobús para asistir al acto. Los amigos y allegados de la víctima han partido de la localidad a las 16.00 horas, justo después del minuto de silencio frente al Ayuntamiento en repulsa por este desgraciado hecho. «El Ayuntamiento de Reocín quiere trasladar a sus familiares y amigos su más sentido pésame y trasladarles todo su cariño», han lamentado desde el Consistorio cántabro.

El menor murió el domingo como consecuencia de las gravísimas heridas infligidas por varios jóvenes durante el transcurso de una pelea registrada minutos antes de las 5.00 de la madrugada del viernes en el exterior de una conocida discoteca de San Sebastián. En la agresión resultaron heridos leves también otros dos jóvenes, un amigo y un hermano de la víctima.

Tras el incidente, la Ertzaintza detuvo a siete personas, todas ellas varones de entre 18 y 25 años, tres de ellos de nacionalidad rumana, dos españoles y otros dos de origen magrebí. Los siete detenidos están pasando este lunes a disposición del juzgado que investiga el caso, tras haber permanecido en la comisaría de la Policía Autonómica de San Sebastián desde el pasado viernes, acusados de un delito de lesiones graves, tipo penal que podría modificarse en las últimas horas tras conocerse el fallecimiento del menor.