La madre del bebé ingresado en la UCI por una paliza: «El papá no sabía que haría tanto daño al bebé»

La madre del bebé ingresado en la UCI por una paliza, concedió una entrevista a Antena 3. /Antena 3
La madre del bebé ingresado en la UCI por una paliza, concedió una entrevista a Antena 3. / Antena 3

La joven ha manifestado que el niño se encuentra en estado de coma

EL CORREO

La madre del bebé de dos meses presuntamente agredido por su padre y que se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona desde el pasado sábado, ha concedido una entrevista a Antena 3 en la que ha asegurado que el padre «no sabía que haría tanto daño al bebé».

Durante el encuentro ha explicado que «el día 8 de enero, lo llevamos al pediatra y después de llevarlo a cuatro hospitales diferentes, en todos nos dijeron que se trataba de un cólico del lactante». No obstante, y como el pequeño seguía convulsionando, lo llevaron al hospital de Calella, en Barcelona y lo derivaron al d'Hebron. «Allí le hacen pruebas y la conclusión cuando le hacen el TAC, el día 4, fueron dos manchas que eran sangre. No sabían si eran coágulos o derrames», explica.

También añade que esperaron al día 7 para hacerle una resonancia magnética en la cual encontraron «una hemorragia del lado frontal de la cabeza, en el cerebro, desprendimiento de retina, de cerebelo y del cerebro». Junto a eso, «el niño tenía fracturas de costillas nuevas y viejas». Fue entonces -según la declaración de la madre- cuando el padre se derrumbó y confesó «el maltrato hacia el bebé».

La madre ha manifestado que el pequeño «está muy grave, se encuentra en estado de coma». Además ha añadido que el lunes se reunirán para decirles «que le van a hacer. No se sabe aún si van a desconectar al bebé, si le van a operar...». Ha comentado que en caso de que el pequeño sobreviva y consiga la custodia que le ha sido retirada, «no quiere que el padre se le acerque». También apunta que el motivo de los presuntos maltratos podría haberlo causado «el estrés de que el bebé llorara y no se callaba». Unos hechos que según ella no ocurrieron en su presencia y de los que «no sabía nada».

Sobre el presunto autor, el padre, cuenta que su comportamiento «era normal».«Era un padre que cambiaba pañales, que daba biberones, que se despertaba por la noche. Tenía una buena relación conmigo». También afirma que «nunca hubo maltrato físico» hacia ella en los casi dos años de relación. La madre apunta que, desde que ocurrieron los hechos, no ha visto al padre del bebé aunque reconoce que tampoco quiere verlo.

En estos momentos, es el Estado quien se está haciendo cargo del pequeño -según la madre- por no saber «quién había sido». «Ahora que se sabe que ha sido el papá, estoy en proceso de solucionar todo».

 

Fotos

Vídeos