Lanbide extenderá la huella digital a todas sus oficinas en marzo

Una oficina del Servicio Vasco de Empleo en Gernika. /MAIKA SALGUERO
Una oficina del Servicio Vasco de Empleo en Gernika. / MAIKA SALGUERO

El Parlamento vasco aún debe decidir si el sistema de identificación será de carácter obligatorio o voluntario

XABIER GARMENDIA

El Departamento de Empleo y Políticas Sociales ya ha puesto una fecha sobre el papel para la implantación definitiva de la huella digital en Lanbide. A partir del próximo mes de marzo, las 42 oficinas del Servicio Vasco de Empleo utilizarán este sistema de identificación mediante tratamiento digital del que el Parlamento vasco aún se debe esclarecer si será de carácter voluntario u obligatorio. Pese a los reproches del PP por la tardanza en su puesta en marcha, la consejera del ramo, Beatriz Artolazabal, ha defendido que se ha llevado a cabo «de acuerdo al calendario previsto».

El sistema de identificación se extenderá así a todas las oficinas después de haber sido probado desde finales de 2017, cuando comenzó una prueba piloto en las dependencias de Txagorritxu (Vitoria). En todo este tiempo, algo más de 9.000 personas han utilizado voluntariamente la huella digital tras conceder sus datos mediante un proceso que, según Artolazabal, es «rápido, sencillo y seguro». Durante esa experiencia, su Departamento ha ido detectando los errores que se debían subsanar porque «dos años no son nada para implantar un modelo de este calibre».

La consejera ha respondido así a la parlamentaria del PP Laura Garrido, quien le ha acusado de haber tardado al menos dos años en implantar el modelo y de «retrasarlo 'sine die'». «Pasaron de negar que los cambios hacían falta a reconocer que había que hacer algo ante las evidencias y las críticas sociales. Han pasado dos años y su trabajo deja mucho que desear», ha manifestado la representante popular. De igual manera, ha insistido en la necesidad de extender el mecanismo de identificación para «mejorar la nefasta gestión de las ayudas sociales».

Artolazabal ha insistido en que es «un sistema complejo de implantar» porque «debe desarrollarse con fiabilidad y todas las garantías» en el marco de un nuevo modelo de atención a los usuarios. Además, ha querido subrayar que la puesta en marcha de este sistema de identificación es un paso adelante para pulir el trabajo del Servicio Vasco de Empleo: «Creemos en la mejora de Lanbide y por eso estamos dando este paso».