Una joven, agredida por otra 'manada' en Madrid

Vecinos de la localidad de Ciempozuelos se manifiestan para mostrar su rechazo a la agresión múltiple sufrida por una joven de 24 años. / David Fernández (EFE)

La Guardia Civil busca a cuatro hombres que acorralaron y forzaron a una mujer de 24 años en Ciempozuelos

R. C.Madrid

La Guardia Civil busca a cuatro hombres por su presunta implicación en la agresión sexual que sufrió el pasado jueves una joven de 24 años en la localidad madrileña de Ciempozuelos, informaron fuentes del instituto armado a Efe. El suceso ocurrió sobre las 00:35 horas del jueves y la denuncia se puso horas después. La víctima, venezolana y vecina del pueblo, relató en la denuncia que fue atacada en plena calle por varios hombres, cree que cuatro, que la agarraron, la rompieron la camiseta y le robaron el móvil.

Uno de ellos la agredió sexualmente mientras otros la agarraban y luego todos huyeron, según las mismas fuentes. Una patrulla de Policía Local encontró a la joven y la trasladó al hospital. La investigación compete a la Policía Judicial de la Guardia Civil de Valdemoro, que busca a los presuntos autores.

El Ayuntamiento de Ciempozuelos expresó, en un comunicado, su «máxima condena» y «su más profunda indignación» por la agresión sexual ocurrida en una calle de la localidad y transmitió su «más sincero apoyo a la víctima de tan execrable hecho, así como a su entorno cercano».

Desde el Consistorio se ha reforzado la presencia de Policía Local y se trabaja en coordinación con las fuerzas y cuerpos de seguridad en la investigación del suceso, tras el que se activó el protocolo para estos casos. Sostiene que estas agresiones «no tienen cabida» en la localidad ↔y deben ser rechazadas con contundencia y unidad de todas y todos los vecinos».

«Agresiones sexuales y sexistas como la sucedida son un reflejo más de la violencia machista que se produce en la sociedad», añade. El Consistorio celebró una concentración en repulsa del suceso el pasado jueves por la mañana y otra por la tarde debido a las numerosas peticiones de los vecinos de esta localidad -de unos 23.000 habitantes- situada al sur de la Comunidad de Madrid que querían mostrar su repulsa.