Las instituciones vascas fumigarán los bosques con aviones para frenar la 'peste del pino'

El hongo provoca que los ejemplares pierdan su color verde. /M. Salguero
El hongo provoca que los ejemplares pierdan su color verde. / M. Salguero

Esta medida, que no se aplicará hasta la próxima primavera, lleva tiempo siendo reclamada por el sector forestal y cuestionada por otras partes de la sociedad

David S. Olabarri
DAVID S. OLABARRI

El Gobierno vasco y las diputaciones forales planean ahora fumigaciones aéreas con óxido de cobre para hacer frente a la 'peste de los pinos', que avanza a gran velocidad entre los bosques de Euskadi (sobre todo en Gipuzkoa y en Bizkaia) y que afecta ya al 33,15% de este tipo de coníferas. Se trata de un tratamiento reclamado por los propietarios forestales, pero que suscita recelos entre parte de la población y que las propias instituciones parecían reacias a utilizarlo hasta ahora. De hecho, no se contemplaba esta posibilidad en la nota de prensa en la que, hace apenas unas semanas, la administración foral afirmaba que todavía no había encontrado «un producto autorizado» que «frene» o sirva de «tratamiento preventivo» contra estas enfermedades. Y tampoco se hablaba de ello después la visita de los expertos neozelandeses, que recomendaron abiertamente la utilización de un producto que se ha usado antes para frenar otras plagas.

Esta medida fue anunciada este jueves en una rueda de prensa en la que comparecieron la consejera de Desarrollo Económico y Competitividad, Arantxa Tapia, y los diputados forales de medio rural de Gipuzkoa, Bizkaia y Álava, Ainhoa Aizpuru, Elena Unzueta y Eduardo Aguinaco, que calificaron de «amenaza» la «rápida propagación de la enfermedad». Las fumigaciones aéreas son unas de las iniciativas que se enmarcan dentro de la «estrategia conjunta» para tratar de hacer frente a los hongos conocidos como la banda marrón y banda roja, que afecta de lleno a un sector que emplea, directa o indirectamente, a unas 21.000 personas en el País Vasco y que representa el 1,5% del PIB. La propia asociación de la madera, Baskegur, mostró su «satisfacción» por la adopción de esta medidas.

El tratamiento aéreo se incluye dentro de un abanico de iniciativas para frenar esta enfermedad. Este plan, según dijeron, contempla varios ámbitos de actuación. El primero es la generación de conocimiento en torno a la enfermedad y su afección. El segundo es la puesta en marcha de medidas para hacer frente a la expansión del hongo. Y también se contemplan medidas para la recuperación del sector.

Declaración de plaga

Para muchos propietarios, la iniciativa más importante son las fumigaciones con aviones. Sobre todo, para los bosques de más de 20 años. En este sentido, anunciaron que las instituciones vascas están tramitando la autorización especial para el tratamiento aéreo con óxido cuproso, que requiere el visto bueno del Ejecutivo central y que en otros lugares ha dado resultado con hongos similares al que afecta a los pinos en Euskadi. Este proceso, sin embargo, no será sencillo. Ni breve. La propia diputada foral vizcaína, Elena Unzueta, aseguró que los «técnicos consideran que el tratamiento podría aplicarse en primavera de 2019», ya que es el momento en que el podría tener una «mayor efectividad».

Según los especialistas consultados por EL CORREO, antes de que se puedan realizar las fumigaciones, se deben completar una serie de requisitos. Por ejemplo, se debe realizar ante el Ministerio de Agricultura la «declaración de plaga». Después, se debe solicitar el tratamiento con óxido de cobre. Y, por último, se debe justificar la necesidad y la utilidad pública de realizar las fumigaciones áreas. Trámites que, a juicio de muchos propietarios y empresarios forestales, deberían haberse realizado mucho antes. Además, también se contempla la importación de plantas resistentes a este hongo; el refuerzo de las medidas preventivas en los planes de ayudas forales o la elaboración de una guía que recogerá las prácticas recomendadas para estos casos.

 

Fotos

Vídeos