Héroe a los cuatro años

El pequeño Luca juega en su casa con un coche. / Foto: Rubén Fariñas | Vídeo: Noelia Brandón

Luca salvó la vida a su madre llamando al 112. «Gracias a él estoy ahora aquí», asegura su progenitora, quien había sufrido una crisis diabética

RUBÉN FARIÑASSan Miguel del Camino

Con apenas un metro de estatura y revoltoso como él solo, se ha convertido en todo un pequeño héroe. «Nos hemos dado la vida mutuamente», asegura Mónica, la madre de Luca, un niño de cuatro años de San Miguel del Camino (León) que al ver a su madre en el suelo fue capaz de coger el teléfono, marcar el 112 hasta en diez ocasiones, y lograr que las asistencias llegaran a su casa de la localidad leonesa.

Pero no quedó ahí la aventura de Luca, el pequeño también se encargó de su hermana, Noa, de tan solo 26 días, que no paraba de llorar ante la situación que estaba viviendo. «La cuidé», afirma él mismo a leonoticias. Cogió a Noa de su cuna y la llevó hasta la cocina para tratar de tranquilizarla.

Todo ocurrió de repente, el pasado lunes, cuando Luca se encontraba con su hermana y su madre en casa. «Me dio una bajada de azúcar y me caí al suelo; gracias a él estoy ahora aquí sentada».

Mónica y Víctor todavía no se creen la reacción de su hija, que ellos mismos junto a su profesora Elisa habían enseñado, algo que los padres ya le han agradecido por teléfono. Esta docente del colegio de La Virgen del Camino le explicó que debía marcar «un uno, un uno y un dos; y el verde» en caso de alguna emergencia. Sus padres le recalcaron la dirección de la vivienda y que supiera su nombre y apellidos. «Supo mantener la calma y hacerlo tan bien como lo hizo».

Ahora, Luca quiere ser policía, «pero de los verdes»; de hecho, su juguete favorito es un coche de la Guardia Civil. Por ello, parece que León tendrá su particular héroe para mucho rato.

Los hechos

El suceso se produjo en torno a las 19.01 horas del lunes, 3 de septiembre, cuando el menor llamó al 112 desde un municipio de Castilla y León con una población de unos 7.000 habitantes no se ha facilitado el mismo al tratarse de un menor-y explicó que su madre se encontraba mal.

La mujer, que sufre una enfermedad crónica, estaba tumbada en el suelo, desorientada y apenas podía moverse y el pequeño avisó, pidió ayuda y facilitó la dirección para que pudieran acudir las asistencias.

Los operadores del 112 preguntaron al pequeño si él podría abrir la puerta a la ambulancia, a lo que respondió afirmativamente, de forma que la mujer fue atendida en el domicilio, hasta donde también se desplazó la Policía Local del municipio, y posteriormente dada de alta.

En el transcurso de la llamada, el menor también fue capaz de poner al teléfono a la madre con uno de los médicos de la sala para poder hacerse una idea de lo que le estaba pasando a la mujer.

Alertante de matrícula

El 112 ha publicado en sus perfiles en redes sociales este hecho, con un alertante «matrícula de honor» al tratarse de un pequeño de cuatro años, y ha suscitado diversas reacciones, entre ellas las de los propios padres del pequeño.

En concreto, su padre destaca que además de hacer todo esto cogió a su hermana pequeña, de sólo 26 días, para tranquilizarla porque estaba llorando.

Por su parte, su madre hace una «puntualización» al 112 para que hubieran tenido al pequeño más tiempo al teléfono y le entretuvieran, ya que advierte de que ha contabilizado hasta una decena de llamadas para ver cuándo llegaba la ambulancia.

El 112, que agradece la puntualización y se alegra de que estén todos bien, asegura que «toma nota» de la misma, felicita a la familia por la enseñanza que ha dado a su hijo, gracias a la cual pudo facilitar todos los datos de lo que ocurría manteniendo la calma. «Nos dejó a todos impresionados», señala en un mensaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos