¿Qué hacer si te golpea un coche sin seguro?

¿Qué hacer si te golpea un coche sin seguro?
Aunque en España es obligatorio circular con seguro desde 1962, puede darse alguna situación desafortunada, en la que nos veamos implicados en un siniestro con un conductor sin seguro

En nuestro país es obligatorio contar, al menos, con un seguro de responsabilidad civil para circular en cualquier vehículo de motor. Esto es así desde 1962, pero lo cierto es que aún hoy en día podemos encontrarnos en las carreteras a conductores circulando sin póliza. De hecho, la DGT cifra en dos millones los coches que no tienen seguro en nuestro país, y desde 2016 utiliza medios automatizados para detectarlos en las carreteras españolas.

Porque no solo es obligatorio tener seguro para un coche que circula a diario, sino que según la normativa que regula este aspecto -el Real Decreto 8/2004, de 29 de octubre que aprueba la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro-, todo vehículo a motor que tenga matrícula española o al que se le haya expedido, o que se encuentre sin matricular en un domicilio de una persona residente en España, debe ter una póliza en vigor. Esto quiere decir que debes tener seguro, aunque no saques nunca tu coche del garaje, aunque no circules con él y aunque ni siquiera lo hayas matriculado. La única manera de esquivar el requisito del seguro obligatorio en vigor es dar de baja el vehículo, de forma temporal o definitiva.

Tener un vehículo sin asegurar conlleva una sanción de 601 a 3.005 euros, y la cantidad final de la multa dependerá de las circunstancias, es decir, de si el vehículo estaba circulando o no cuando fue detectado, del tipo de vehículo y función, del daño causado, del tiempo que ha pasado desde que no se cumple la obligación, de si hay reincidencia, etc.

Son muchas las circunstancias que nos pueden llevar a circular sin seguro, un error de la aseguradora, que se nos pasen los plazos… pero afortunadamente los seguros obligatorios no son demasiado caros. Hoy en día puedes encontrar en pocos minutos un seguro a Terceros por un módico precio recurriendo a una comparativa de seguros de coche online. Y si los precios que encuentras no te parecen razonables, siempre puedes acudir al Consorcio de Compensación de Seguros, entidad que también compensa los daños producidos por vehículos sin asegurar o que hayan sido robados, por ejemplo.

Cómo actuar si tienes un siniestro con un coche sin seguro

Puede darse el caso de que, en un siniestro entre dos vehículos, alguna de las partes no cuente con un seguro obligatorio en vigor, o incluso ambas partes.

Si se da la situación en la que tu coche es golpeado por un conductor que circulaba sin seguro, tendrás dos opciones: si la otra persona implicada se niega a firmar un parte amistoso, tendrás que llamar a las autoridades para que medien en la situación; si, en cambio, la persona que circulaba sin seguro acepta la circunstancia y firma un parte amistoso, será el Consorcio de Compensación de Seguros el que se encargue de pagar los daños del siniestro.

En este segundo caso, tendrás que asegurarte, con la ayuda de tu compañía de seguros, de que la otra parte efectivamente no dispone de seguro obligatorio. Para ello, tu compañía consultará el FIVA, el fichero informatizado donde se incluyen los datos de todas las personas que han contratado un seguro en nuestro país, y se asegurará de que la otra parte no figura. Después se pondrá en contacto con el Consorcio de Compensación de Seguros para presentar una declaración, donde figuren los datos pormenorizados del siniestro, y este organismo público abrirá un expediente administrativo mediante el cual realizarán todas las notificaciones necesarias, se harán cargo de los daños materiales y personales y fijarán las cantidades que deben pagarse. Una vez terminado el proceso, el Consorcio presentará una reclamación al conductor que circulaba sin seguro, quien tendrá que devolver la totalidad o parte de la cantidad abonada por el organismo para compensar los daños causados en el siniestro.

Puede darse el caso de que no estés de acuerdo con la cantidad fijada por el Consorcio, por lo que tendrás que recurrir a la vía penal o civil, presentando una demanda contra el otro conductor. Hay que tener en cuenta que el hecho de que la otra persona implicada en el siniestro no contase con un seguro en vigor no afectará a la cantidad final que recibirás como indemnización, pues esta estará regulada por el baremo que maneja el Consorcio, y que hubiese o no una póliza no hará que esta cantidad sea mayor o menor.

Sin embargo, si tú eres el causante del siniestro, será a tu compañía aseguradora a quien le corresponda responder por los daños causados, aunque el otro coche implicado no disponga de seguro.