El Gobierno vasco devolverá la tarjeta sanitaria a 15.000 inmigrantes

Dos hombres permanecen acampados en el centro de acogida de Irún./F. Portu
Dos hombres permanecen acampados en el centro de acogida de Irún. / F. Portu

Prepara la normativa para restituir la sanidad universal que derogó el PP en 2012

AIENDE S. JIMÉNEZSAN SEBASTIÁN

El pasado jueves el Congreso de los Diputados restauró el derecho a la sanidad universal a través de un decreto ley que responde a las demandas que partidos y colectivos sociales llevan realizando desde el año 2012, cuando el PP estableció una serie de recortes que, entre otras cosas, dejaba sin cobertura sanitaria a los inmigrantes irregulares. La nueva normativa permitirá a los 'sin papeles' tener su tarjeta sanitaria, lo que les garantiza asistencia en cualquier parte del Estado. En Euskadi serán unas 15.000 las personas que se beneficiarán de este derecho.

Si bien esta norma supone un cambio importante, sus efectos en la práctica no serán radicales, ya que son muchas las comunidades autónomas que desde hace años aplican su propia ordenanza para que las personas que residen en ellas irregularmente tengan asistencia sanitaria, entre ellas Euskadi.

La ministra Carmen Montón ya anunció la semana pasada que las comunidades serán las encargadas de tramitar y expedir dichas tarjetas, que en el caso del País Vasco sustituirán al documento en papel que permite a los migrantes no regularizados acceder al sistema de Osakidetza a partir del tercer mes de residencia. Montón afirmó que se ha enviado una propuesta de instrucción para la ejecución de la norma a todas las autonomías para que puedan plantear sus aportaciones.

El Gobierno vasco ya se ha puesto manos a la obra. Fuentes del Departamento de Salud señalan que «se está trabajando en una regulación normativa que permita desarrollar dicho decreto». No obstante, aclaran que «a efectos prácticos, los derechos de las personas migrantes seguirán siendo los mismos, es decir, se les garantizará la asistencia sanitaria como hasta ahora». Aunque con un matiz. El documento del que disponen actualmente los 'sin papeles' aclara que sus derechos empiezan y terminan en los centros de salud vascos. Con la nueva tarjeta podrán recibir cobertura en cualquier parte del Estado.

«Existía una exclusión que muchos no hemos entendido», señala Mikel Mazkiaran, de SOS Racismo, quien asegura que este nuevo decreto ley que restaura la sanidad universal «no solo es beneficioso para el colectivo migrante, sino para todo el sistema de salud».

El camino hasta restituir la sanidad universal ha sido largo, un tiempo en el que Euskadi ha librado su cruzada contra el polémico decreto 16/2012, negándose a aplicar sus medidas desde un primer momento, que además de dejar sin cobertura sanitaria a los 'sin papeles' introducían el copago farmacéutico. «Vamos a desobedecer al Ejecutivo central», declaró el entonces consejero de Sanidad, Rafael Bengoa.

Y así fue. Poco después de que la norma fuera aprobada, el Ejecutivo elaboró un decreto propio que contrarrestaba el general. El texto mantenía la tarjeta sanitaria a los inmigrantes que ya la tuvieran y que ésta se concedía a quienes llevasen un año empadronados en Euskadi, con independencia de que tuvieran papeles o no. El Gobierno central recurrió la norma vasca ante el Constitucional. El alto tribunal suspendió el decreto, por lo que el gabinete del PSE tuvo que buscar una fórmula transitoria que garantizase la cobertura sanitaria a todos los residentes en Euskadi.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos