Euskadi invertirá 283 millones en dos años para atajar la desigualdad salarial

El plan operativo también busca fomentar vocaciones masculinizadas entre las estudiantes./E.C.
El plan operativo también busca fomentar vocaciones masculinizadas entre las estudiantes. / E.C.

Los recursos de seis departamentos del Gobierno vasco servirán para poner en marcha 60 medidas que se centran en acabar con esta brecha

XABIER GARMENDIA

Se pueden discutir sus causas y sus consecuencias, pero las estadísticas lo dejan bastante claro. Las mujeres cobran un 24,4% menos que los hombres en Euskadi. La diferencia no es tan acusada si se toma el indicador europeo de referencia, que compara la retribución por cada hora trabajada (14,3%), pero al final todos los indicadores coinciden en reflejar la existencia de la debatida brecha salarial. Ahora el Gobierno vasco está más decidido que nunca a cambiar este escenario y situarse a la misma altura que los países más equitativos dentro de la Unión Europea. Seis departamentos del Ejecutivo de Urkullu contemplan en sus respectivos presupuestos un total de 283 millones de euros hasta 2020 para contribuir de forma directa o indirecta a la reducción de tales diferencias.

El Gobierno vasco presentó ayer el plan operativo que aglutina todas esas partidas ya previstas, que pretenden eliminar la discriminación salarial, derribar los obstáculos para la promoción de las mujeres dentro de la empresa y lograr un currículo educativo que vele por la igualdad. El programa ha sido coordinado por Emakunde, que ha contado con las aportaciones de ciudadanos, asociaciones, patronal y sindicatos. A esa cooperación se refirió la propia directora del Instituto Vasco de la Mujer, Izaskun Landaida, quien incidió en que se trata de «un problema complejo» que necesita de la participación de todos los agentes sociales y económicos.

La cifra

14,3% es la brecha salariaL
entre hombres y mujeres en Euskadi si se toma como referencia el indicador de sueldo por hora trabajada.

En total, el programa contempla 60 medidas, con una partida específica en los presupuestos de Gobernanza Pública, Desarrollo Económico, Hacienda y Economía, Educación, Empleo y Políticas Sociales, y Trabajo y Justicia. Ese reparto entre varias carteras se explica porque las diferencias salariales se deben a múltiples motivos que van desde la escasa presencia femenina en determinados sectores hasta la maternidad. Sin ir más lejos, la principal partida, con 90 millones de euros -casi un tercio del total-, está dirigida a garantizar la cobertura universal de la educación de cero a tres años. ¿Eso también ayuda a reducir la brecha salarial? Sí, porque son las mujeres quienes más recurren a las excedencias o a las reducciones de jornada. Hoy en día, el 80% del trabajo a tiempo parcial lo siguen desempeñando ellas.

Inspecciones en empresas

Otras de las medidas que contribuyen indirectamente a los objetivos de igualdad salarial son las ayudas para equiparar los permisos de paternidad, el refuerzo de atención a la dependencia para mejorar las condiciones laborales de sus trabajadores -en su mayoría, mujeres- y programas para buscar la corresponsabilidad en las tareas del hogar. En todo caso, también se contemplan varias acciones mucho más directas, aunque tienen dotaciones presupuestarias más pequeñas. Por ejemplo, se destinarán 420.000 euros para realizar inspecciones sobre igualdad retributiva en las empresas y se pondrá en marcha una especie de sistema de auditoría salarial. También se reservan 200.000 euros para que las pequeñas y medianas empresas establezcan sus propias medidas.

Los cuatro ejes

Reducir la desigualdad en el salario/hora.
Se recogen iniciativas como el refuerzo de labores de inspección en las empresas, impulsar la presencia equilibrada de mujeres y hombres en la toma de decisiones, apostar por itinerarios educativos y laborales libres de estereotipos y proporcionar modelos de referencia para jóvenes.
Reducir la desigualdad en cuanto a la jornada laboral.
Entre las propuestas se encuentra la de acompañar y apoyar a las empresas en la puesta en marcha de medidas de conciliación laboral y familiar, visibilizar y dar valor a los trabajos de cuidados no remunerados, fomentar la incorporación en los convenios colectivos y acuerdos de empresa de medidas a favor de la igualdad.
Educación y sensibilización social.
Destacan iniciativas como la de impulsar que los centros incorporen la perspectiva de género en sus acciones o mejorar las competencias profesionales del profesorado en materia coeducativa.
Sensibilización empresarial y sindical.
Están previstas iniciativas como apoyar a las pequeñas y medianas empresas para que realicen diagnósticos y planes para la igualdad, fomentar la formación de los agentes del ámbito empresarial y sindical que participan en la negociación colectiva, y establecer cláusulas sociales para la priorización de las empresas que cuenten con planes o medidas para favorecer la igualdad de mujeres.

De igual forma, el Gobierno vasco es consciente de que se debe hacer un esfuerzo también a largo plazo, por lo que pone sus miras en el sistema educativo. En este apartado, destaca una partida de 3,2 millones de euros para diseñar «proyectos coeducativos» en los centros escolares. Asimismo, se elaborarán materiales didácticos que fomenten vocaciones científicas y tecnológicas entre las estudiantes, y se seguirán investigando los factores que provocan la brecha salarial.

En la medicina, un 27% menos de media

La brecha salarial está instalada también en la profesión médica, donde las mujeres cobran de media un 27 % menos que sus colegas hombres y solo acceden dos de cada diez a puestos directivos. Esta es una de las principales conclusiones del informe hecho público ayer por el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos. La diferencia de sueldos se debe, entre otras cosas, a los complementos que las mujeres dejan de cobrar vinculados a la maternidad, «algo que no debería ocurrir».