El Gobierno no entiende que el Open Arms renuncie a venir a España

Efe

La vicepresidenta Carmen Calvo señala que el barco «pudo entrar en Malta y no quiso, se fue para Italia». En su momento, los responsables de la ONG explicaron que dicho país solo dejaba desembarcar a 39 de los 107 migrantes a bordo

EL CORREO

El Gobierno de Sánchez no acaba de entender las decisiones que ha tomado el Open Arms respecto a su ofrecimiento para desembarcar en Algeciras y así lo ha dicho este lunes la vicepresidenta en funciones Carmen Calvo. En una entrevista en la Cadena Ser, ha recordado a los responsables del barco, fondeado frente a la costa de Lampedusa con 107 inmigrantes a bordo, que el Ejecutivo ha ofrecido todas las soluciones a su alcance para facilitar el desembarco de los ocupantes. También se ha preguntado «qué más puede hacer España». Según sus declaraciones, la nave «pudo haber entrado en Malta para desembarcar a los migrantes, pero se fueron para Italia».

Según sostuvo en su momento el Open Arms, Malta solo permitía la entrada a sus puertos para desembarcar a los 39 migrantes de un segundo rescate realizado el día 10 de agosto, pero no de los otras 121 personas que ya permanecían en el barco desde principios de agosto. Esta opción fue descartada por la organización por entender que podría provocar altercados en el barco.

Sin embargo, según ha explicado Calvo, la solución de Malta «estaba ahí» y desde el Gobierno español se «estuvo trabajando todo el tiempo» para realizar el reparto de estos migrantes. «Malta siempre dijo que no se quedaba con los migrantes, sino que se hiciera el reparto en el que participaba Francia, Alemania, Rumanía, Luxemburgo, y España». Sin embargo, añade la vicepresidenta, el Open Arms «no quiso entrar en Malta, se fue para Italia con el pronunciamiento judicial de que le dejaban entrar en aguas italianas, pero no se aclaraba si podía desembarcar, que es a lo que se ha acogido Salvini».

Por ello, para Calvo «no es fácil entender que estos migrantes que están una situación muy difícil y tienen garantizada una travesía a puertos que están preparados para ellos» no acepten la oferta de España. «Hemos ofrecido el puerto más cercano, no podemos llevar nuestros puertos a Italia», ha insistido la portavoz del Ejecutivo para preguntarse posteriormente «qué le queda» al Gobierno español.

Tampoco resulta convincente para la dirigente socialista el argumento del Open Arms de que la situación de estrés de los 107 migrantes que continúan en el barco no les permite emprender rumbo a un puerto español. «Entiendo que la situación es crítica por la incertidumbre y desesperanza de que no pueden entrar en un puerto, pero una vez que el barco coja rumbo a un puerto seguro con todo tipo de ayuda y con los migrantes tranquilos no entendemos que haya ningún problema», ha explicado. Asimismo, ha insistido en que por parte del ejecutivo se les ha ofrecido todo tipo de apoyo« para realizar la ruta.

La número dos del Gobierno de Pedro Sánchez ha defendido en todo momento la labor de España frente a Italia con cuyo gobierno ha asegurado que ha estado hablando «todo el domingo y todo el sábado». «Nuestro Gobierno hace una labor ejemplar en este momento», ha dicho. Al tiempo, ha reclamado una política común de coordinación europea en materia de inmigración. Ha insistido en que esta es una política común y que España está respondiendo a una «crisis humanitaria». «Cada día pasan por el Estrecho muchos inmigrantes y ahí no hay focos y lo hacemos cada día», ha defendido.

En cuanto a las críticas recibidas desde la Junta de Andalucía por haber ofrecido el puerto de Algeciras sin comunicárselo. Calvo ha recordado que los puertos son competencia del Estado al igual que la política migratoria y ha puesto como ejemplo la actitud de la presidenta de Baleares, Francina Armengol, que ha expresado su colaboración al Gobierno central. «Algeciras es el puerto habilitado para estas funciones y dispone de todos los medios rápidos de recepción, pero ofrecimos Baleares porque es el más cercano», ha precisado.

Sin licencia para el rescate

Sobre la petición del fundador de la ONG Proactiva Open Arms de reunirse con el presidente Pedro Sánchez, la vicepresidenta ha explicado que ha sido el ministro de Fomento el que se ha reunido con Òscar Camps que es «con quien le corresponde sentarse». Asimismo, ha recordado al fundador de la ONG que su barco «tiene licencia para salir en ayuda humanitaria, no para rescatar».

La vicepresidenta del Gobierno en funciones se ha referido también a las palabras vertidas en un tuit por el diputado de Ciudadanos Marcos de Quinto en el que se refería a los migrantes del Open Arms como «pasajeros biencomidos». «Esas declaraciones retrata más a quien lo dice que a quien se dirige», ha aclarado Calvo que además ha criticado la deriva del partido naranja. De Quinto ha hecho uso, según la vicepresidenta, de una «libertad de expresión poco respetuosa con los demás» que «forma parte del arrastre al que Ciudadanos ha llevado sus mensajes propios de la ultraderecha».

Noticias relacionadas