La Fiscalía aprecia indicios de delito en la OPE de Osakidetza por «revelación de secretos»

Imagen de una OPE de Osakidetza en el BEC. /PEDRO URRESTI
Imagen de una OPE de Osakidetza en el BEC. / PEDRO URRESTI

Según ELA, el Ministerio Público apunta a la dirección del Servicio Vasco de Salud como «clave en las irregularidades»

JOSÉ DOMÍNGUEZ

Las irregularidades detectadas en la oferta pública de empleo de Osakidetza celebrada los pasados meses de mayo y junio para cubrir puestos en una veintena de especialidades médicas han provocado investigaciones internas, dos relevos, expedientes a seis miembros de un tribunal calificador e incluso repeticiones de exámenes en tres disciplinas. Sin embargo, no habían sido objeto de ningún tipo de decisión o valoración judicial. Hasta ahora. Este lunes ELA desveló que la Fiscalía Superior del País Vasco ha terminado la investigación abierta tras las denuncias presentadas por varios sindicatos sobre el presunto fraude en las oposiciones y concluye que hay «indicios de delito de revelación de secretos». Además, según la portavoz de la central en este campo, Esther Saavedra, el Ministerio Público apunta como posible responsable a la dirección del Servicio Vasco de Salud y, en concreto, al director de Recursos Humanos ya cesado, Juan Carlos Soto, su subdirector, Xabier Alerdi, y al director de Asistencia Sanitaria, Andoni Arcelay.

Información relacionada

La fiscalía entiende que hay más personas que podrían estar implicadas, y por eso entregará este martes las conclusiones de todas sus indagaciones «al juzgado competente para que las investigue a fondo». En cualquier caso, considera a estos tres dirigentes figuras clave que podrían haber influido en la filtración de las preguntas de los exámenes. La razón la sitúa el escrito judicial en el gran cambio que realizó Osakidetza en esta última OPE. «Con el objeto inicial de garantizar la máxima transparencia, tanto la dirección sanitaria como los propios sindicatos vimos conveniente que el contenido de las pruebas fuese elaborado por un órgano externo, el Instituto Vasco de la Administración Pública, IVAP», explicó Saavedra. El problema, según remarca el Ministerio Público, es que en este organismo no hay expertos capaces de plantear cuestiones específicas de las especialidades opositadas «por lo que fue la propia dirección de Osakidetza, y estos tres responsables en particular, quienes le proporcionaron un listado de personas que podían elaborarles los exámenes, una por disciplina». Nombres que, curiosamente, luego se repetían en los tribunales calificadores, «algo que desconocía el IVAP, pero no estos dirigentes del Servicio Vasco de Salud».

Exigen la dimisión de Darpón

En opinión de ELA, a partir de esta vía fue como se pudo fraguar el fraude. «La Fiscalía afirma que en esta designación no constan criterios objetivos y que se hizo de un modo exento del control necesario para excluir la arbitrariedad», explicó la responsable sindical. Y ahondó en esta vía al interpretar que «algunos podrían ser, o al menos tener relación con jefes de servicio interesados en mantener a su equipo y más dispuestos a 'echar una mano' a los aspirantes a una plaza fija».

En su contexto

20
son las especialidades médicas que han denunciado los sindicatos ante la Fiscalía al sospechar que se han filtrado exámenes. En tres de ellas ya se van a repetir las pruebas, dos teóricas y tres prácticas.
«Cierre en falso» del caso
La oposición en el Parlamento vasco y los sindicatos acusaron a Osakidetza de cerrar «en falso» la investigación abierta para depurar responsabilidades, que concluyó con siete expedientes disciplinarios y la repetición de cinco pruebas.
Menos examinadores
Un estudio encargado por el Servicio Vasco de Salud al catedrático Rafael Jiménez Asensio concluyó con 68 medidas, entre las que destacaban la de reducir el número de examinadores y elegirlos por sorteo para reforzar «la imparcialidad».
El Ararteko pide sorteos
El Defensor del Pueblo, Manu Lezertua, también redactó un informe sobre el presunto fraude en las oposiciones y, tras remarcar sus dudas sobre la limpieza del proceso, redundó en la idea de elegir por sorteo a los miembros del tribunal.

De hecho, Saavedra destacó que el propio escrito fiscal cita el caso de la especialidad de Angiología y Cirugía Vascular -su investigación abarca también las de Anestesiología y Reanimación y Aparato Digestivo-. «Cuando se planteó retirar del tribunal calificador a una de las vocales por sospechas de filtración, el propio Juan Carlos Soto decidió su permanencia», apunta. Por eso tanto ELA como ESK y CC OO han exigido la dimisión del propio consejero de Salud, Jon Darpón.

Fuentes del Departamento de Salud eludieron este lunes hacer declaraciones tras subrayar que no han recibido notificación oficial del Ministerio Público sobre este tema. «Esperamos contar con toda la información para realizar una valoración», manifestaron, antes de subrayar su «máximo respeto y colaboración con la investigación abierta por la Fiscalía».

Osakidetza expresa su «máximo respeto» a la investigación de la Fiscalía

El Departamento de Salud y Osakidetza han asegurado que no han recibido notificación oficial de la Fiscalía de que ha detectado indicios de un delito de revelación de secretos en las oposiciones de Osakidetza.

Al no tener notificación oficial sobre esta decisión de la Fiscalía, tanto el Servicio Vasco de Salud y Osakidetza han decidido esperar antes de opinar sobre estos hechos. Eso sí, ya han adelantado que en cualquier caso desean mostrar «máximo respeto y colaboración con la investigación abierta por la Fiscalía».