El feminismo vasco califica de «histórico» el 8-M porque se dio «un gran paso adelante»

Celebración del 8-M en Bilbao./fernando gómez
Celebración del 8-M en Bilbao. / fernando gómez

JOSÉ DOMÍNGUEZ

El Movimiento Feminista de Euskal Herria calificó el pasado Día Internacional de la Mujer del 8 de marzo como «una jornada histórica». Porque, según celebraron ayer catorce integrantes de asociaciones y entidades vascas en San Sebastián, la huelga y las movilizaciones convocadas contaron con «un masivo seguimiento» que ha supuesto «un gran paso adelante» en unas reivindicaciones que, sin embargo, todavía están «lejos» de conseguirse. «Por eso seguiremos ahondando en los conflictos que la huelga ha sacado a la luz», advirtieron Leire Murguialday y Aura Vásquez, que ejercieron de portavoces.

«Juntas nos hemos empoderado y politizado, y ése es nuestro gran triunfo», proclamaron las representantes del colectivo antes de anunciar que continuarán su lucha en favor de «un sistema de cuidados público» y de «acabar con el empleo precario de las mujeres». Además del «éxito cuantitativo» de este 8 de marzo, destacaron «el paso cualitativo» que, a su juicio, supuso la jornada del viernes en cuanto a «fortalecer» sus reivindicaciones y sus «bases feministas, anticapitalistas y antirracistas».

Las portavoces también se dirigieron a los gobiernos vasco y navarro, y a las «grandes empresas», «responsables directas de las precarias condiciones de vida y laborales» de las mujeres, para pedirles que no hagan «más gestos simbólicos» y «se comprometan» y pongan en marcha «acciones, políticas y cambios feministas reales». «No toleraremos ningún tope impuesto por intereses del capital o de algunos hombres», subrayaron Murguialday y Vásquez, quienes reclamaron «un nuevo pacto social que ponga en el centro» a las féminas.