La alpinista del bikini muere congelada

La escaladora taiwanesa Gigi Wu, en uno de sus famosos selfis, en octubre del 2015. /FACEBOOK / GIGI WU
La escaladora taiwanesa Gigi Wu, en uno de sus famosos selfis, en octubre del 2015. / FACEBOOK / GIGI WU

La taiwanesa Gigi Wu colgaba sus 'selfies' en la cumbre. Cayó por un barranco de 30 metros a 1.700 metros de altura

A. CORBILLÓN

A pesar de su imagen poco edificante para la seguridad en la montaña, Gigi Wu era en realidad una senderista experta y habituada a usar material adecuado en sus expediciones. Esta mujer taiwanesa de 36 años se reconocía coqueta y con el punto narcisista de quien vive volcada en reflejar su vida en las redes sociales. Otros sacan su bandera nacional, hacen la uve de la victoria o se abrazan a sus compañeros de cordada.

Ella encontró su nicho de icono de la montaña poniéndose un bikini para posar en cada una de las cumbres que hollaba. No importaba el frío, el viento o la nieve. Wu se situaba junto a la placa que marcaba la cumbre e improvisaba una pose de auténtica 'top model' de las cumbres. El apelativo de 'escaladora del bikini' parecía más que justificado.

En una entrevista con un canal taiwanés de televisión confesó una vez que había ascendido a más de cien montañas en los últimos cuatro años. «Me puse un bikini en cada una de ellas. Como solo tengo 97, accidentalmente repetí algunos», confesaba divertida. Sus 19.000 seguidores en Facebook y su legión de Instagram estaban pendientes de cada pose en las alturas.

El sábado pasado se acabó su buena estrella. Su cadáver, víctima de una caída y una hipotermia (descenso de la temperatura corporal), fue localizado 30 horas después de que una amiga recibiera una llamada de la propia Gigi Wu desde su teléfono satelital alertando de que había sufrido un tropiezo y se había precipitado por un cortado de unos 30 metros de altura. La deportista advertía de que no podía mover la mitad inferior de su cuerpo.

Gigi Wu.
Gigi Wu. / Instagram

El accidente se produjo durante su intento de conquista del Mobalasi (3.785 metros), el cuarto monte más alto de Taiwán, ubicado en el parque nacional de Yushan. Las malas condiciones climáticas impidieron a los helicópteros agilizar la búsqueda. Finalmente fue localizada por los equipos de tierra en una zona de barrancos a 1.700 metros de altura.

Lin Cheng, jefe del escuadron de Bomberos de Nantou, lamentó en el diario local 'Liberty Times' las dificultades. Explicó que a esas alturas las temperaturas descienden hasta dos grados por la noche, lo que aceleró su muerte. La mujer, de 36 años, distaba mucho de ser una novata y utilizaba siempre equipos adecuados a la práctica del montañismo. Su imagen, picantona y casi playera, la dejaba para las fotos en las cumbres. Solo en 2018, se había pasado 127 días en sus rutas en solitario. En Navidades ya sufrió otro accidente del que se declaró «afortunada» por seguir con vida. Su familia ha cerrado sus redes sociales.

Gigi Wu.
Gigi Wu. / Instagram